Vayase de una santa vez, Ana Botella, haganos ese pequeñísimo favor.

Madrid sufre en estos momentos a la alcaldesa mas dañina, mas prepotente y sobre mas inepta e inutil de la historia de la ciudad de los últimos años, una ciudad como siempre Madrid no se merece este CASTIGO DE SOPORTAR a este elementa, una alcaldesa que NO ELEGIMOS, si es cierto estaba en la lista de Gallardón, pero no pensamos en ella como alcaldesa, una señora que fue designada.

 

.
Desde que comenzó su legislatura, y antes como concejala ya hacía muestras de su gran ineptitud, ha sido un despróposito tras otro, un ridículo tras otro, sus intervenciones dan muestras de su escasísima capacidad para ser alcaldesa de toda la ciudadanía de Madrid.

Es verdad, Gallardón la dejó una herencia envenenada, que ella ni mucho menos ha solucionado, no ha dudado ni un recortar servicios públicos, subir los impuestos a niveles confiscatorios, mientras ella se aumenta el número de coches oficiales y asesores, que obviamente no hacen bien su trabajo y le cuesta muchísimo  a las arcas de los madrileños, la deuda es todavía mayor, una mujer como los anteriores obsesionada por las Olimpiadas que nuevamente perdimos y que obviamente esta ciudad con la situación que tiene, no está preparada para afrontar un evento de estas características.

Los despropósitos de esta elementa han sido muchísimos, los más destacados han sido irse a un Spa de Lujo mientras Madrid lloraba por la muerte de cinco jóvenes en la tragedia del Madrid Arena, la gestión nefasta de la huelga de limpieza y jardines...entre otras cosas, la última es  decir que el PP y su reforma laboral ha sido una ideología que ha traído el mayor progreso a la humanidad, hay que ser inepta y profundamente IMBECIL, si y me da igual que los peperos me quieran silenciar, yo no me voy a callar, Lissatvesky que no es santo de mi devoción, la puso en su sitio y la respondió como ella se merece, serán insultos, pero ella es lo que anda buscando con sus actitudes.

Por desgracia Madrid tiene que soportar un año y medio mas a este elementa, yo no me cansaré de pedir su dimisión, el pueblo de Madrid sería feliz eso seguro, coincido con Lissatvezky, yo sería muy muy feliz si ella se fuera, sería una grandísima noticia, pero esa felicidad es una utopia, y el año y medio de Ana Botella lamentablemente, a no ser que se muera, que tampoco se lo deseo, eso no, sólo que se vaya, ese año y medio no nos los quita nadie.

Pero bueno, yo como ciudadano de Madrid insisto, hagamos ese pequeñísimo y humilde favor, vayase, le aseguro que no es ninguna verguenza para usted, saldría con un poco de dignidad por lo menos, pienselo, va a ser incluso bien para usted, yo en su lugar lo haría, en fin, pero esto es España, aquí no dimite ni el tato.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales