Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



Fernando Garcia Zalvidea, uno de los grandes capitanes de la industria turistica


Inicio > Política Nacional
06/11/2013

879 Visitas



Lamentablemente en la madrugada de ayer martes falleció a causa de una embolia en la ciudad de México, el empresario cancunense Fernando García Zalvidea, sin duda uno de los grandes capitanes de la industria turística.


Desde su arribo a Cancún hace poco menos de treinta años, García Zalvidea fue uno de esos ejemplos de crecimiento y éxito que sobresalen, una historia de esfuerzo culminada en la cumbre de la superación personal.

Porque de iniciar como guía de turistas, logro consolidar un imperio empresarial en el ramo turístico, a través de sus marcas Best Day y Real Resorts, dos de las empresas más importantes del turismo no solo local, sino incluso nacional.

Best Day es probablemente la agencia de viajes más trascendente de nuestro país, sin embargo el legado de Fernando García Zalvidea, no puede enmarcarse únicamente por sus actividades de negocios.

A pesar de que tuvo que enfrentar diversos procesos legales, por lavado de dinero del cual fue exonerado y en contra de la legislación ambiental, que provocaron la clausura de dos de sus hoteles, García Zalvidea pudo reponerse y seguir con su brillante carrera.

Aun así por su personalidad y convicciones, nunca pudo estar exento de las situaciones polémicas, recordemos que fue él quien junto a José Chapur, encabezaron una agresiva campaña en contra de la construcción del “Home Port” para cruceros en Playa del Carmen.

Finalmente su oposición y argumentos fueron suficientes para que el proyecto en mención, encabezado por Miguel Quintana Pali propietario de Xcaret, otra de las grandes marcas locales, no fuera desarrollado.

Pero como decíamos, aun y con estos antecedentes sin duda sobresalientes, no se puede dejar de lado que Fernando García Zalvidea, era también de acuerdo a su profunda vocación religiosa y familiar, un extraordinario filántropo.

Como muestra de esa faceta de su personalidad, queda la construcción del albergue para niños abandonados “la ciudad de la alegría” que materialmente sostenía con sus propios recursos.

García Zalvidea no solo edifico y consolido un emporio hotelero, que ya apuntábamos lo llevo a convertirse en uno de los personajes más influyentes de la industria turística nacional, fue también un hombre de familia, un reconocido filántropo, un buen hombre.

En su memoria bien vale la pena decir, que hoy la industria turística, motor de la economía regional, pierde a uno de sus grandes exponentes, a uno de los forjadores del desarrollo de nuestros destinos turísticos, Cancún y Playa del Carmen.

Como lo hemos comentado en múltiples ocasiones, la juventud de Quintana Roo conlleva que su historia esta apenas en proceso de escribirse, que lo que en otras entidades ha llevado cientos de años, aquí ha sucedido en un abrir y cerrar de ojos de solo cuatro décadas.

Que los valores y fundamentos de la cultura quintanarroense, están pues en proceso de construir una identidad local propia, y que la aportación de determinados personajes es pues parte de ese patrimonio.

Sin lugar a dudas, a Fernando García Zalvidea se le podrá aplaudir o criticar según la óptica individual, nadie puede estar libre de ello, cada opinión merece respeto, pero lo que por supuesto no puede hacerse, es escatimarle la contribución que por derecho le corresponde.

Porque seguramente con el paso de los años, cuando se recuerde a quienes cambiaron el rostro de aquel Quintana Roo inhóspito que ofertaba una promesa de futuro gracias al desarrollo turístico, convertido ahora con tanto esfuerzo en el principal polo turístico nacional, por obligación tendrá que nombrarse entre ellos a Fernando García Zalvidea.

 

Ceden los bloqueos.

 

También el día de ayer, finalmente los maestros que mantenían bloqueada la carretera que comunica Felipe Carrillo Puerto con Tulum, en la zona centro-norte del estado, decidieron levantar dicho bloqueo.

Según lo confirmo el propio Gobernador Roberto Borge, quien se encuentra en Londres para asistir a la feria de turismo que se celebra en la capital británica, los maestros están dispuestos a restablecer el dialogo con las autoridades locales.

De ser así todo parece indicar que además de levantar el sitio que obstruyo la carretera generando la inconformidad social y por supuesto grandes perjuicios económicos, que el próximo lunes se reanudarían las clases.

Independientemente del fondo de sus demandas, los maestros en Quintana Roo radicalizaron sus acciones, tal y como ya había sucedido en otras partes del país, principalmente en la capital.

Sin embargo considerando la afectación que significo el bloqueo carretero, los maestros perdieron el mas mínimo atisbo de simpatía social que en algún momento pudieron haber conseguido.

Porque para empezar aun y cuando algunas de sus demandas son de carácter local, se entiende que las leyes que conforman la reforma educativa ya están legisladas y no habrá marcha atrás.

Eso sin dejar de lado la evidente presencia de agitadores provenientes de otras regiones del país, que naturalmente más que perseguir una respuesta a sus demandas, lo que perseguían era precisamente propiciar el caos.

Por tanto en ese caso la queja además de inútil, no tiene forma de gestionarse en la entidad, lo que deforma la manifestación por su fondo y forma y como ya apuntábamos, genero el más profundo rechazo colectivo.

Sin embargo el término de las presiones al menos de momento, puede representar un espacio de tiempo para el acuerdo con la autoridad estatal, solo en lo que a esta corresponde, ya que si las protestas reinician con el mismo argumento, relativo a la aprobación legislativa de la reforma, entonces no habrá justificación alguna.

Las complicaciones que se derivan de manifestaciones que afectan a terceros, no hay mejor ejemplo de ello que cerrar una carretera, profundizan el justo reclamo social para detener estas expresiones.

Porque lo que los maestros si ya lo lograron conseguir con ese tipo de acciones es el repudio generalizado, la exigencia del respeto a la convivencia en los términos de la normalidad.

No se puede abusar de la libertad de expresión, mucho menos cuando en ello se lastima el desarrollo de la vida cotidiana, cuando se perjudica a sectores de la población que nada tienen que ver con el conflicto.

 

twitter@vazquezhandall 





Etiquetas:   Turismo   ·   Gobierno   ·   Quintana Roo   ·   Reforma Educativa   ·   Cancún

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18773 publicaciones
4732 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora