Los Asesores Financieros y los Intermediarios de crédito. Una nueva etapa.

Hasta el comienzo de la crisis, los asesores e intermediarios eran profesionales con alfombra roja en las entidades de crédito. Aportadores de importante número de clientes a las entidades, cuando esta crisis que vivimos empezó a dar la cara en verano de 2007, esos héroes pasaron a ser auténticos villanos, culpables de aportar operaciones de crédito morosas, de poca calidad crediticia, según las entidades, que precisamente meses atrás habían solicitado con premura, grandes premios y comisiones de captación, pero el negocio se vino abajo con la falta de financiación que todos conocemos. Dos años más tarde, y tras muchas negociaciones y explicaciones infructuosas vió la luz la ley 2/2009  con dos figuras que emergen, no sin errores en el sector financiero, y que dan más garantías, eso sí,  a los consumidores.

 

. Aportadores de importante número de clientes a las entidades, cuando esta crisis que vivimos empezó a dar la cara en verano de 2007, esos héroes pasaron a ser auténticos villanos, culpables de aportar operaciones de crédito morosas, de poca calidad crediticia, según las entidades, que precisamente meses atrás habían solicitado con premura, grandes premios y comisiones de captación, pero el negocio se vino abajo con la falta de financiación que todos conocemos. Dos años más tarde, y tras muchas negociaciones y explicaciones infructuosas vió la luz la ley 2/2009  con dos figuras que emergen, no sin errores en el sector financiero, y que dan más garantías, eso sí,  a los consumidores.
Desde el pasado 12 de mayo de 2011 existe un Registro Profesional que supervisa y tutela el Instituto Nacional de Consumo  en Madrid, en el que deben estar inscritos todos los profesionales de este sector. Este registro se creará posteriormente en cada Comunidad Autónoma, siendo Murcia pionera en este registro junto con Cataluña. Sin el número de registro no se puede trabajar. En él, debe decirse si se actúa con carácter independiente ( sólo puede cobrar del cliente y nunca de la entidad financiera) si se ha declinado por actuar como multiagente ( para lo cual no puede cobrarle al cliente y sólo percibe comisión de la entidad financiera), además, si se es independiente se debe facilitar al cliente 3 ofertas vinculantes, que no hay que confundir con comerciales.

También, para mas seguridad, cada asesor debe tener un seguro de responsabilidad civil mínimo de 300.000 euros, y otro dato muy importante, todos los honorarios y servicios que se perciban deben estar publicados tanto en el registro antes mencionado, como en la página web de la mercantil y el tablón de anuncios del lugar donde se ejerce la actividad profesional, teniendo el cliente la capacidad de desistir de la gestión del asesor durante los catorce primeros días de contrato.

Como vemos, el consumidor sale fortalecido en parte  con esta normativa. Es cierto que ofrecerle al cliente 3 ofertas vinculantes ( que es el documento que las entidades te entregan cuando han autorizado tu hipoteca) hoy día es tarea imposible, y que no puedes hacer tasar la vivienda en tres ocasiones por mucho que se nos diga que una sola tasación es válida para todas las entidades, la realidad nos muestra otra cara, pero igualmente cierto es que con esta normativa y la dureza de la crisis desaparece el intrusismo en una profesión que tanto en Europa como Estados Unidos está muy bien calificada y aquí, en nuestra España, no se ha valorado para su verdadera labor que no es otra que dar al cliente otras oportunidades  que no la de su siempre eterna entidad, situación de la que ya empieza a cansarse habida cuenta del trato que está recibiendo y de los engaños a los que se ha visto sometido.

Antonio García Guerrero. www.antoniogarciaguerrero.com

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales