Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Contaminación   ·   Cambio Climático   ·   Derecho Penal   ·   Derecho



¿A quién le interesa la cultura?


Inicio > Cultura
19/10/2013


1371 Visitas



Cuando en 1908 el millonario estadounidense Archer M. Huntington inauguró el edificio de la Hispanic Society of América en Nueva York, estaba haciendo realidad uno de sus sueños de gran amante de la cultura española, en la que había buceado, durante años, viajando por España, financiando excavaciones o comprando obras de arte, ya fueran pinturas, libros, ornamentos, cerámicas, etc. Todo un universo de la cultura española desde el siglo XV hasta el XX, que ha convertido a la Hispanic Society en uno de los museos y centros de estudio más interesantes y mejor dotados, dedicados al conocimiento de nuestro pasado cultural. Obras de Goya, el Greco, Velázquez, Sorolla; ediciones facsímiles de las dos partes de El Quijote, la primera de 1605 y la segunda de 1615, impresas por Juan de la Cuesta, en su imprenta de la calle Atocha de Madrid; otra edición de La Celestina de 1499; cerámicas de L’Alcora, y un largo etcétera, que duerme el sueño de los justos, entre aquellas paredes que tanto aman nuestra cultura, y que sin embargo no visita nadie. Ya relata, no sin cierta amargura, Muñoz Molina en su imprescindible obra “Sefarad”, libro que cualquier amante de la literatura no debería dejar de leer, cómo se sorprendió al visitar la Hispanic Society y encontrarse un maravilloso escenario lleno de la mejor cultura hispana, vacío, sin apenas nadie que hollara el silencio de sus salas; que vulnerara la soledad de sus obras de arte, que estarán ansiosas por mostrarse y ser reconocidas, para establecer ese diálogo íntimo que se produce entre el visitante y la obra contemplada.


                Podríamos entender que la ubicación de la Hispanic Society sufre del mal del pánico escénico que turistas y muchos neoyorquinos sienten de cruzar la calle 116 de Nueva York, límite que marca la Universidad de Columbia, y adentrarse hacia las zonas altas de Harlem, concretamente hasta la calle 155, en su huida hacia el norte. Un miedo inducido por el capitalismo calculador, que trata de concentrar los pingües ingresos turísticos de la ciudad en el centro y sur de Manhattan, negándole a los barrios más populares participar en la tarta del turismo. Ciertamente, la sede de la Hispanic Society está muy alejada de las zonas “seguras y amables”, de la ciudad, según lo que nos ha hecho creer durante décadas. Pero si bien el millonario Huntington se equivocó en su ubicación, creyendo que aquella zona de la isla iba a ser una de las de mayor expansión urbanística, no es menos cierto que, en la actualidad, sólo la dejadez institucional puede convertir un espléndido museo en un lugar para la meditación solitaria. Incluso, cuando los propietarios, como es este caso, sean una fundación privada.

                Cabía preguntarse por qué las instituciones culturales españolas se permiten el lujo de ignorar un espacio en el que la promoción de la cultura histórica de nuestro país está tratada con tanto cariño. ¿Cómo es posible que los sucesivos gobiernos de España hayan mostrado un desprecio tal, que roza el abandono hacia un lugar de encuentro con nuestra cultura, en una de las ciudades más carismáticas del planeta? ¿Dónde está la tan cacareada “Marca España”, que permite que se ignore la existencia de uno de las propuestas más interesantes de la cultura española de Nueva York? Quizá habría que buscar las respuestas en el endémico desprecio de la sociedad española hacia la cultura, que más allá de los grandes eventos y fastos culturales, vive de espaldas a ella, como si fuera un plato de postre que se aparta porque uno está ya harto de comer. Esa necedad que nos hace abrir la puerta grande de nuestro interés, para rendirle pleitesía, a un artista sólo cuando ha triunfado en el extranjero, es la misma que nos ha inoculado el virus de la cultura gratis total, que tanto daño está haciendo.

                El abandono que sufre la Hispanc Society de Nueva York, por parte las instituciones culturales españolas y sus dirigentes, es sólo una muestra de otros abandonos que la cultura española viene sufriendo en los últimos tiempos. Es el abandono del cine a su suerte, por la falta de ayudas, y no me estoy refiriendo sólo a las económicas, que ha convertido en una aventura de alto riesgo la producción de una película, y permitido que las salas de cine hayan desaparecido del centro de la mayoría de las ciudades, transfiriendo la exhibición de películas a los grandes centros comerciales, que sólo entienden el cine como un negocio rendido a las intereses pecuniarios de las multinacionales de la producción cinematográfica. El abandono de las nuevas iniciativas artísticas y culturales que están reduciendo las vanguardias y las nuevas ideas a una mera transacción económica, sujetas a las leyes del mercado. La ausencia de una política de promoción de la lectura, como un vínculo colectivo entre las personas y las ideas; como una forma de elevar el nivel cultural de la sociedad (resulta muy triste que en España, según un informe publicado por la CEOE, el nivel de no compresión lectora alcance al 60% de la población). No nos enteramos de lo que leemos porque nos hemos instalado en el consumo fácil de la cultura, la que nos dan masticada en los medios de comunicación audiovisuales. De ahí que se lea poco, y por tanto la prensa escrita y los libros estén instalados en una profunda crisis, de la que no se ve el final.´

                La falta de promoción de la cultura, que nos convierte en un país de analfabetos funcionales en pleno siglo XXI, tiene mucho que ver con nuestra propia idiosincrasia como sociedad, que ha vivido históricamente de espaldas a la misma, y con nuestra conversión en consumidores de cultura gratis. Queremos conciertos gratis, museos gratis, cine gratis, música gratis, libros gratis, descargas gratis y nivel cultural sin esfuerzo. Mientras, las autoridades permanecen impasibles, viendo cómo la cultura de este país se desangra. Quizá sea ese su último interés, convertirnos en una sociedad de burros con orejeras, para que el pensamiento crítico que da un buen nivel cultural, quede aplastado por nuestra ignorancia. Cómo pensar, entonces, que les pueda interesar que la Hispanic Society, instalada en el Harlem neoyorquino, deje de estar en el olvido y en el sueño de un hombre que amó profundamente la cultura española. A ver si va a ser envidia, otro de nuestros rasgos genéticos del que no hemos hablado. 



Etiquetas:   España

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Toni García, Educación Muy buen artículo y -para nuestra desgracia- completamente de acuerdo contigo.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18164 publicaciones
4629 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora