Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Chile   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Constitución   ·   Revolución Francesa   ·   Filósofo



Pura cobardía. Sobre atentado a Catedral de Santiago. Nueva reflexión


Inicio > Ciudadanía
02/08/2013

1439 Visitas



El miércoles 31 se celebró una misa de desagravio por el cobarde atentado contra la Catedral de Santiago en la pasada fiesta del apóstol, el 25 de julio.


Aprovechando la celebración, un grupo de anárquicos irrumpieron cobardemente en la Catedral a sabiendas de que nadie se podía defender en esas circunstancias. Hay que hacer notar que la mayoría de los fieles eran mujeres, gente de edad, la que podía estar a esa hora de trabajo en una celebración religiosa.

Como señaló Monseñor Ezzati en su carta a los fieles: “Por más de veinte minutos (estos anárquicos) intentaron interrumpir la celebración, la que, a pesar de todo, gracias a la entereza de los fieles pudo llegar hasta el final. La intolerancia de los fanáticos y su violenta irracionalidad ha sido una grave ofensa a Dios y a toda la comunidad de los creyentes en Cristo, ha dejado huellas dolorosas en agresiones y maltrato a varias personas y en la destrucción y daño al patrimonio artístico religioso del principal templo del país”. No es un asunto solo de los católicos. Es una agresión cobarde contra la democracia, la tolerancia, el respeto mínimo a la convivencia y la manera de entendernos. Destruir es fácil; construir, es lo racional y valiente.

Monseñor Contreras, obispo auxiliar de Santiago, escribe en una editorial: “Impresiona el cinismo de quienes han convocado a la marcha por la muerte del indefenso, justificando la irrupción violenta en la Catedral alegando que la Iglesia tiene poder para oponerse a la libertad de los que propician la peor de las masacres: la muerte de un ser indefenso en el vientre de la madre. Son los exponentes de una anticultura de la muerte a quienes debemos denunciar en sus programas "terapéuticos" y "eugenésicos" que ni siquiera el nazismo de Hitler hubiese soñado. La Iglesia no tiene el poder de la fuerza ni de la violencia. Sólo tiene el de Jesucristo. Nuestro Arzobispo ha hecho un claro llamado a salvaguardar la expresión pública de la fe de los ciudadanos chilenos, católicos y no católicos, garantizada por nuestra Constitución”.

Nada peor que la cobardía. Lo más deleznable de estos ataques destemplados, a conciencia, con premeditación y alevosía es el escudarse en la masa; no dar la cara, actuar bajo el manto de impunidad que una complacencia ante la violencia les ha regalado.

La tolerancia, el respeto a la diversidad, el diálogo como camino de encuentro son la base de la democracia. No deterioremos los presupuestos básicos de los derechos humanos, que son patrimonio de la cultura cristiana. Por culpa de unos pocos que abusan de su poder, medios, matonaje, perdemos todos.



Hugo Tagle


Tw: @hugotagle


Etiquetas:   Religión   ·   Tolerancia   ·   Democracia   ·   Respeto   ·   Catedral Santiago de Chile

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18856 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora