Enamorada de mi psiquiatra (Parte 3)

 

. Por el momento presto atención a otros pensamientos... ¿Donde están? ¿Qué están haciendo? y ¿Dónde quedaron los que prometieron ser mis amigos para siempre? Los qué dijeron no serían igual que todos los que lo dicen solo entre dientes, han desaparecido si no es que fallecido y si aún viven son los verdugos pues se unen como una herida más en mi mente, cometen eso de amar y en base a ello utilizan la promesa (decir alguna cosa que se la creen como cierta) el supuesto amor les ha envenenado el pensamiento, fallan mientras que ya sufrir por dentro a causa de ello es sólo otra reprensión e inhibición del pensamiento, están tan cercas que por ello mismo se alejan no son dueños ni siquiera de su momento y yo les condeno principalmente por dentro. Me han dicho me entregan su vida que ya no les pertenece y que puedo hacer con ellos cuanto me plazca y apetece, de vez en cuando les regreso su vida y se enojan y murmuran entre confusiones a causa de su libertad nuevamente, soy objeto de culto y les tomo como esclavos, pero a Rabel no puedo tomarle ni tampoco el a mí, en una ocasión me pregunto ¿Quieres qué sea tu esclavo o tu ser la mía? y le respondí "no sé" no supe que decir y aún no tengo la respuesta sigue siendo asuntó por descubrir.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales