Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Poesía   ·   Moralidad   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



El Ahorro y la Calidad de Vida: Finanzas Personales para Todos (3/6)


Inicio > Economía
13/07/2013


2711 Visitas




¿Qué es el ahorro? ¿Cuánto se debe ahorrar? ¿Para qué sirve el ahorro? ¿Qué significa vivir de acuerdo a mis posibilidades?

3. El ahorro:

En mi artículo inicial sobre finanzas personales, comenté sobre la importancia de analizar nuestras finanzas personales y enfocarnos en tomar decisiones financieras que le agreguen valor a nuestro patrimonio, que nos permitan maximizar el fruto de nuestro trabajo.

Posteriormente, escribí sobre el tema del endeudamiento, a efecto de que usted pudiera iniciar con un diagnóstico de su situación financiera actual. Hecho esto, hoy toca abordar otro tópico crucial para la salud financiera: el ahorro.

¿Le gustaría contar con un patrimonio que cada día se haga más grande? Asumo que su respuesta es afirmativa, a todos nos gustaría, dudo que alguien desee empobrecerse con el paso del tiempo.

¿Qué se necesita para lograr un patrimonio así? Primero le digo lo que no se necesita. No se necesita ganar la lotería; tampoco ser heredado o recibir altos ingresos; no es necesario ocupar un alto puesto o tener mucha suerte; mucho menos dedicarse a actividades ilícitas.

¿Y qué sí se necesita? Se necesitan varias cosas, todas difíciles, pero afortunadamente, todas a nuestro alcance. Se necesita construir buenos hábitos; también aprender a trabajar por objetivos; además tener una meta y diseñar un plan para alcanzarla; claro que ser disciplinados y perseverantes; y sobre todo, paciencia, mucha paciencia, porque es algo que sólo se logra con los años.

¿Usted ahorra? Es una pregunta a la que la gran mayoría de  la gente contesta por igual: “No, no ahorro, y no lo hago porque no me alcanza, porque no gano lo suficiente.” Pues bien, con respeto le digo que esta respuesta es desafortunada, que es el resultado de un enfoque equivocado, de cometer un error al intentar entender el concepto de ahorro.

¿Cuál es el error? La equivocación consiste en visualizar el ahorro como aquella cantidad de dinero que nos pueda llegar a sobrar al final del mes o de la quincena. Es por ello que la gente no ahorra, porque nunca le va a sobrar, se lo garantizo, nunca le sobrará, es imposible, es contrario a la condición humana.

¿Entonces? El ahorro no es un sobrante, es una meta, un objetivo, una prioridad, un proyecto de vida. Para ahorrar, debe aplicarse la regla de “páguese usted primero” es decir, al recibir los ingresos, primero se ahorra y después se gasta, nunca al revés.

Así es, primero se separa la cantidad establecida como objetivo de ahorro, ya después, con el dinero restante, se planea el consumo, el gasto, se ajusta el nivel de vida a las posibilidades, a lo que se puede comprar.

¿Y cuánto debe ahorrarse? Como en todo tema financiero, los trajes se diseñan a la medida de los usuarios, según sus características y prioridades, según el proyecto de vida de cada quien.

Pero bueno, para ponerle números, vamos con una regla genérica que le ayudará a continuar con su diagnóstico: se debe ahorrar el 10% de los ingresos netos, de todos los que se reciban.

Si usted recibe diez dólares al mes, será conveniente que ahorre un dólar cada treinta días; si usted recibe un millón de dólares al año, le corresponde guardar cien mil billetes verdes por cada navidad. Tal cual.

Según el caso, se puede sugerir un 15% de ahorro, pero no le recomiendo que implemente un porcentaje mayor, tampoco se trata de sacrificar el presente por el futuro. No es la idea.

¿Para qué se debe utilizar el ahorro? Este punto es muy importante, el ahorro es para invertir, para adquirir bienes o valores que permitan construir valor a largo plazo, para edificar ese patrimonio que mencioné en los primeros párrafos.

Así es, el ahorro es el cimiento de la riqueza, pues con él, se logran las inversiones, y de éstas, emerge el valor, de ahí se crea el patrimonio. El ahorro alimenta el valor, es la materia prima del patrimonio. Es una relación de causa efecto, es lineal.

¿Para qué no se debe utilizar el ahorro? Hay quienes “ahorran” todo el año para irse de vacaciones, comprar un televisor nuevo o cambiar de vehículo. Le comento que esto no es ahorro, y no lo es porque se trata de bienes y servicios que no contribuyen a crear un patrimonio, son compras que no le aportan valor de largo plazo al saldo de su capital.

En este tipo de “ahorros”, sólo se está juntando el dinero para gastarlo en el corto plazo, y no para maximizarlo. Esa es la diferencia.

Entonces, ¿No puedo ir de vacaciones? ¡Por supuesto que sí puede! Claro, siempre y cuando sus ingresos se lo permitan. Puede ir de vacaciones todas las veces que pueda. Pero fíjese por favor que escribí “todas las veces que pueda” y que no escribí “todas las veces que quiera” porque no es lo mismo, hay mucha diferencia.

Siguiendo el ejemplo, usted recibe sus diez dólares cada mes. De inmediato separa el dólar que debe ahorrar (10%), y según lo escrito en el artículo de endeudamiento, separa también los dos dólares (20%) que destina al pago de sus deudas.

Le quedan siete billetes, y ahora sí, usted es libre de consumir todos los bienes y servicios que le vengan en gana; cambie su vehículo, váyase de vacaciones, asista al cine, compre su octava televisión o su par de zapatos número setenta; no hay objeción financiera alguna, no la habrá mientras no se exceda de sus siete dólares.

¿Qué pasa si mis deudas y mis hábitos ya adquiridos no me permiten empezar a ahorrar? Es probable que esto suceda. Será necesario hacer una reestructuración de su presupuesto y reordenar sus prioridades, cambiar hábitos desde luego.

Pero no tome decisiones apresuradas. Sugiero que termine de realizar su diagnóstico para que después se asesore con un especialista.

¿Y si ya es demasiado tarde? Nunca lo es. Siempre será preferible empezar hoy que hacerlo mañana. Si se lo propone lo logra, se lo aseguro.  

Le incito a que continúe leyendo esta serie de artículos sobre finanzas personales, le aseguro que en algo le serán de utilidad. Aún quedan pendientes de tratar los temas siguientes:

1. Presupuesto personal.

2. Inversiones.

3. Protección, los seguros.

4. Los demás que usted sugiera.

Amable lector, lo invito a que también me lea los domingos en El Heraldo de Chihuahua, en la sección Index, la columna se llama Valor Agregado y aborda temas financieros, siempre distintos a los aquí planteados.







Etiquetas:   Educación   ·   Finanzas   ·   Rentabilidad de la Educación   ·   Asesoría Financiera   ·   Estrategia de inversión   ·   Endeudamiento   ·   Presupuesto   ·   Ahorro   ·   Finanzas Personales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18774 publicaciones
4733 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora