Enamorada de mi psiquiatra

 

. Mi historia antes de conocerle era el que sabía que él era diferente y lo perseguía en silencio, le seguía por la calle y la clínica también además le tomaba fotos las cuales miraba y escudriñaba en secreto, no más de una vez seguí a personas desconocidas por el amor al arte de alguna secreta impresión que solamente comprendía yo, una vez sin siquiera disimularlo le miré fijamente y él entre tanta gente percibió mi mirada la cual le traspaso ya que no lo sabía pero la primera vez que me miro pensó en su mente "Ha válido la pena venir a un lugar como este" y desde entonces ya nada nos separo ni nos separaría por lo menos no del todo ni mucho menos de la mente, si no viene a la institución me aburro, no tengo amigos al igual que él por lo que sólo duermo mientras me ignoran los otros e ignoro a la gente, sólo espero el día termine y que se acerque el que sigue todo para estar juntos de nuevo, de hecho Rabel perdió la noción de aquello que le corresponde ya que no viene enfocado a trabajar y cuestiones como esas (aunque tiene que hacerlas) si no a estar conmigo, primero nos sentábamos uno en frente del otro luego el me pidió quedarme a su lado siempre y así sucedió me quede a su lado, por causa de que no nos miraran los demás (ya que nos mirábamos en un lugar público) en ocasiones disimuladamente rozábamos los codos queríamos tocarnos aunque sea de esa forma, los días se tornaron tormento, el presente no nos daba la garantía de un mañana feliz sólo teníamos un breve pasado juntos, de mañana no sabíamos nada, sólo sabíamos de la calma sobrevendría una terrible tempestad la cual jugaría con nuestras almas y pondría en juego nuestro amor, muchas cosas tendrían que ponerse en frente, por ejemplo yo soy hermosa las miradas constantemente me lo anuncian y no me faltan los pretendientes, existen tipos que son cercanos de mi casa, otros que no son de mi estado y algunos de otros países, he jugado con sus mentes les he engañado mostrándoles una chica inocente y con ello contribuyo a su supuesta felicidad, me río de ellos ya que no deberían confiar en mi a menos yo confíe en ellos primero, pero son un sexo débil, sugestionables por mero condicionamiento social por lo que el quedar bien es inherente a su naturaleza dominadora en su insaciable apetito humano, social y sexual, son caníbales que comen en base a lo que los demás les dicen y se muestran dóciles cuando se les da o creen tener algún juguete, no alcanzan a madurar siguen siendo niños en sus mentes, decía estos sujetos alcanzaron mi palabra por lo que les saludaba y en ocasiones hablaba y mientras me decían su verdad yo les correspondía con mis mentiras, excepto claro con aquellos que son mis íntimos de confianza a los que les llamó amigos pero sólo de palabra, a ellos si les depositaba parte de mi experiencia diaria y me hablaban y por tanto me molestaban con su fingimiento de que en verdad les interesaba, y a algunos si les interesaba más esto no era relevante para mi, todos estos tipos eran los que infundían celos en Rabel ya que se consideraba el patriarca de mi persona, el sólo hecho de que tocarán mi cabello o me hablarán infundia rabia en él por lo que lo soportaba y guardaba todos estas cosas en secreto en su corazón atesorando la manera en la que tendría algún tipo de venganza y esto no podría ser de otra manera que dominando mi ser totalmente y apartando de mi a todos aquellos que deseaban mi mirada se posará sobre ellos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales