Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Empresas   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Economía   ·   México   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Poesía



Las redes sociales una nueva forma de hacer política: “aquí y ahora”


Inicio > Política Nacional
01/06/2011


3564 Visitas



En los últimos años, la masificación de internet ha facilitado el surgimiento de redes sociales como por ejemplo Blogs, Twitter, Facebook, entre otros, favoreciendo la comunicación entre las personas de todos los rincones del orbe, y posibilitando un acceso más universal y democrático del ciudadano común a la sociedad de la información.  Teniendo como efecto el empoderamiento activo de una parte importante de la ciudadanía que ha utilizado estos nuevos canales de comunicación, fomentando la libre expresión humana en tiempo real.  Hoy las redes sociales son importantes porque no sólo generan información, sino que en ellas confluyen personas de similares o diferentes posturas que interactúan y se relacionan en el ciberespacio, traspasando las distancias geográficas.  Además es preciso señalar, que no se puede entender este tipo de fenómeno bajo los cánones tradicionales de la política, porque su característica común radica en ser movimientos transversales, horizontales y con una carencia de liderazgos a como estamos acostumbrados a verlos.


 

Desde comienzos de este año hemos visto la masificación de movilizaciones sociales en diferentes partes del mundo, particularmente en el norte de África (Egipto, Túnez o Libia) y más recientemente en Europa, principalmente en España.  En ellas, se ha apreciado un descontento general de la población ante sus respectivos sistemas políticos -sean o no democracia- y económicos, producto de la desigualdad social, la falta de empleo, la corrupción y el distanciamiento de la ciudadanía con la forma de hacer política.  Pero en todos estos casos, también ha existido una importante presencia de diversas redes sociales, particularmente de Twitter, que ha permitido la organización, difusión y canalización del malestar social.  Sin embargo, estas movilizaciones no han surgido desde estas redes, sino que ellas han favorecido la unión y movilización por la causa en común que las une.

 

Nuestro país no está ajeno a este nuevo fenómeno, justo en momentos en que vemos una distancia y desconfianza cada vez mayor frente a los asuntos públicos por parte de la ciudadanía, que en su gran mayoría -según los últimos estudios de opinión- se siente poco representada por algún partido político o líder político. En este contexto, se ha puesto de manifiesto en la agenda pública nacional nuevos temas como el “medioambiental”, el cual ha servido de canalizador de un descontento social con el sistema, que va más allá de la clásica diferenciación entre derechas e izquierdas. Restringir las actuales manifestaciones a un descontento sólo contra el Gobierno del Presidente Piñera, es claramente no entender la realidad social del país. 

 

Como antecedente de estas nuevas manifestaciones tenemos el caso de la revolución “pingüina” el 2006 durante el gobierno de Michelle Bachelet, en la cual hubo una importante coordinación de los estudiantes a través de sus teléfonos celulares vía mensaje de texto, lo cual les permitió coordinar adecuadamente el movimiento que tuvo por largo tiempo en jaque a la pasada administración, pero que a diferencia de los nuevos movimientos sí tuvo líderes visibles. En cambio, el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, se ha enfrentado a manifestaciones de carácter de defensa del medio ambiente -“verdes”- que principalmente se han difundido por medio de las redes como “Twitter o Facebook”.  Así, hemos sido testigo de los movimientos generados contra la construcción de una central termoeléctrica de Punta de Choros durante el 2010 y, en las últimas semanas, contra el proyecto HidroAysén.

 

Según los datos entregados por la serie de encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN), a comienzos de la década pasada sólo el 15% de los chilenos contaba con un computador en uso y en funcionamiento en su hogar.  Una década después, el crecimiento del uso del computador en nuestro país ha aumentado significativamente llegando al 38%, es decir, en una década pasamos de un computador cada diez hogares a cuatro cada diez.

 

Junto al incremento de hogares con computadores, está la masificación del uso de internet en nuestro país.  Vemos así que el año 2000 sólo el 7% de ellos contaba con conexión a internet[1] , principalmente concentrado en las regiones de Magallanes (13%), Antofagasta (11%) y Metropolitana (10%).  Con un 8% de conectividad en la zona urbana y un escaso 1% en el mundo rural.  Sin embargo, una década después el crecimiento de la conectividad en Chile aumentó exponencialmente en más de 800%, alcanzando para 2009 el 68% de hogares conectados.  De ellos, las regiones con los niveles más altos de conexión a internet son: Tarapacá, Antofagasta y Metropolitana, donde la cifra de hogares conectados supera el 75%.  Mientras que la Región del Maule registra los niveles más bajo de conectividad, los que sólo llegan al 44,9% de los hogares. En este último caso, un factor a tener en cuenta es que la Región del Maule es la que tiene los mayores índices de ruralidad del país (32,9%).

 

Por otro lado, según los últimos estudios de opinión, el uso del correo electrónico y de Facebook son las aplicaciones más populares entre los usuarios chilenos, mientras que Twitter busca su masificación y posicionarse sobre todo en los estratos más bajos de nuestra sociedad. De acuerdo a los resultados entregados por la última encuesta Ipsos (abril 2010), sólo el 12,5% de los entrevistados manifiesta que sí tiene una cuenta en Twitter, mientras que el 55% señala lo mismo en el caso de Facebook. Mientras la encuesta de “Caracterización de Usuarios de Twitter en Chile”, realizada por la UDP entre octubre y noviembre de 2010, señala que mientras los chilenos de estratos socioeconómicos altos y medios altos lo utilizan prácticamente durante todo el día, los que los grupos socioeconómicos C3, D y E lo utilizan principalmente después de las 19 horas.



Con todo, las redes sociales están generado cambios en las relaciones de poder entre el Estado y la ciudadanía, con esta última cada vez más empoderada y tratando de informarse de los asuntos públicos.  Ello justo en momento en que la forma tradicional de hacer política y sus instituciones muestran preocupantes señales que afectan su legitimidad y eficacia, producto principalmente de la poca confianza de los chilenos hacia las principales entidades políticas.  Donde las redes sociales se convierten en un canalizador del malestar social y en una nueva forma de hacer política en “tiempo real”.  El fenómeno recién comienza a multiplicarse en nuestro país, donde sus proyecciones resultan desconocidas -al igual que sus efectos-, para una nueva forma de hacer política “aquí y ahora”.



 

 



Agradecimientos a Gabriela Lara S. y Pablo Rodríguez N., por sus grandes aportes.

[1]   Vía teléfono o banda ancha.





Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22505 publicaciones
5323 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora