Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Papa Francisco   ·   Raúl Castro   ·   Estados Unidos   ·   Bloqueo Económico   ·   Barack Obama   ·   Cuba   ·   Reseña   ·   Mitos y Leyendas


El Profesor Universitario en la “Era del Conocimiento”


Inicio > Pedagogía
13/01/2013

3069 Visitas






No parece existir más alternativa visible que la del “ciberprofesor” capaz

             de conducir el flujo del conocimiento de forma pertinente, coherente y flexible… 









¿Que enseñar y cómo hacerlo? son dos de las preguntas más inquietantes que enfrentan los docentes responsables de impartir Educación Superior en esta época. Las respuestas que hasta hace pocos lustros parecían obvias, ahora resultan retos inquietantes frente a los cuales se debe estar preparado y dispuesto día con día.





La cuestión ¿que enseñar? parece tener la respuesta más fácil, atendiendo a que la labor en el aula debe apegarse a los planes y programas establecidos; pero esa facilidad es solo de apariencia, si se tiene presente que estos plantean solo los temas axiales desde su perspectiva más general,  y porque el desarrollo del conocimiento y los paradigmas que los articulan y soportan registran un dinamismo extraordinario, relativamente accesible a todo aquel que tenga Internet a su alcance.





Por otra parte, el periodo de caducidad de los planes y programas de estudio establecidos  se ha abreviado vertiginosamente y exige que la revisión y actualización de los mismos se realice constantemente y que en las áreas académicas de las instituciones, en las que son parte indispensable los Profesores, se realice un esfuerzo permanente para compartir, armonizar, sincronizar y efectuar las, micro o meso, actualizaciones que resulten necesarias.





Además el flujo de información al alcance de todos hace de los alumnos ahora, casi necesariamente, una parte muy activa dentro del proceso educativo en las aulas, la mayoría son internautas asiduos participes en las Redes Sociales.





El alumno provisto de la información más reciente en un tema, puede exponerla y plantear sus dudas y necesidades de una explicación que las despeje de forma razonable y convincente; frente a esta posibilidad el profesor que actúe en forma individual se encuentra en desventaja numérica, es uno contra un grupo de 25 o más “investigadores internautas” que captan información de forma constante. Solo la participación colectiva de los profesores en sus colegios o claustros puede equilibrar con ventaja esta circunstancia.





Ante tal circunstancia el reto del profesor resulta mayor porque debe estar informado de cuál es el “estado del arte” en su área de conocimiento y ser capaz de discernir entre qué información tiene bases científicas y resulta aprovechable para poder integrarla de forma coherente al caudal informativo que fluye y se comparte en las aulas, y cuál debe ser descartada mediante una explicación critica que dé cuenta del porque se procede de tal forma.





Debe tenerse presente que el ejercicio de la “libertad de catedra” no debería nunca convertirse en un refugio dogmático dentro del cual el docente pueda parapetarse cómodamente para formar pequeños clones de su favorita perspectiva conceptual, ya que este derecho implica el del alumno a cuestionar, aportar y preguntar acerca de cualquier ítem o enfoque de la materia que se imparte y aun diferir de la óptica del Profesor, desde un indispensable marco de respeto académico que los obliga a ambos





El advenimiento de las tecnologías de la información y la generalización de su uso, ha reducido la aceptación de los estilos autoritario, directo y dominador del profesor, en favor del democrático, indirecto e integrador. Los profesores que se refugian confortablemente en su verdad autoritaria pierden pronto el respeto de sus alumnos y lo que deberían ser sesiones de crecimiento se degradan a reuniones de simulación en las  que el docente finge que enseña cuando lo que quizás hace es adoctrinar, y el alumno se concreta a simular que atiende, pero solo lo necesario para “salvar ese escollo” en su carrera, con lamentable detrimento en el rendimiento y aprovechamiento escolares, el resultado de lo anterior son profesionistas frustrados a tal grado que esa desventaja los imposibilite para convertirse en profesionales.





Por lo que toca a la pregunta ¿cómo enseñar?, el factor de las Tecnologías de la Información hace una enorme diferencia tanto en las posibilidades reales para disponer de conocimiento pertinente a través de las bibliotecas digitales, revistas especializadas, audios, videos, redes sociales, etc., de forma inmediata y permanente, y presentarlo de forma atractiva y pedagógica a los alumnos.





La mayoría de los Smart phones, Tablets y Laps ya cuentan con el acceso a internet, navegadores, buscadores, programas para captar la información, reproducción de video, audio, reconocimiento de voz, procesadores y lectores de texto y hojas de cálculo, traductores, escaneo, fotografía y grabación, de forma tal que son verdaderas bibliotecas y centros de información ambulantes que producen el efecto de la ubicuidad para localizar, descargar y aprovechar la información. Las memorias de esos equipos, aun las más modestas tienen la capacidad de almacenar toda una biblioteca de dimensiones respetables.





A lo anterior debe agregarse que la mayoría de las Instituciones de Educación Superior cuentan con los servicios de Internet inalámbrico para docentes y alumnos.





Ante esta realidad, cabe preguntarse si algún Profesor o Institución Educativa puede legítimamente marginarse y marginar a sus alumnos de los beneficios que reporta el uso de los equipos y software disponibles en la actualidad, lo que repercutiría en una especie de “discapacidad tecnológica” que significaría costosas desventajas para sus egresados frente a la competencia de quienes si se forman en el uso y aprovechamiento de estas Tecnologías.





No se trata de una simple cuestión de moda o snobismo, la eficacia de quien es capaz de localizar la información necesaria mediante el uso de estas Tecnologías y quienes lo tienen que hacer acudiendo físicamente a una biblioteca es abismal. Los Profesores que esquivan actualizarse en estas tecnologías, no se limitan solo en forma personal sino que privan a sus alumnos de su guía en el uso y aprovechamiento de las mismas.





Es humanamente comprensible la resistencia para aprender el uso de estos recursos por parte de algunos profesores, sobre todo los de mayor edad que no están familiarizados con los mismos, y en otros por el temor de que el uso de los apoyos y aulas virtuales terminen por desplazarlos o devaluar su profesión. Pero es una realidad presente, que llegó para quedarse.





El uso o no de las tecnologías de la información puede además inducir un clima de optimismo o desconfianza, los alumnos son conscientes que viven en un mundo competitivo y se angustian ante la perspectiva de estar malgastando su tiempo y su vida en las aulas, cuando su formación no incluye todos los elementos que los puedan ayudar a triunfar.





Ante lo anterior, no parece existir más alternativa visible que la del “ciberprofesor” capaz de conducir el flujo del conocimiento de forma flexible, coherente y ordenada, dentro de las aulas físicas y virtuales, mediante la participación activa de los alumnos, con el apoyo del software, equipos y recursos de la Web de forma eficaz y permanentemente actualizada, lo que exige un gran esfuerzo de actualización, racionalización y manejo de la incertidumbre para poder lograrlo con eficacia razonable.





Finalmente, debe tenerse presente que para servir lo mejor posible a los alumnos, que son el fin ultimo del binomio enseñanza aprendizaje, todo buen Profesor deberia ser a su vez siempre un alumno, en permanente proceso de actualizacion y desarrollo.





Twitter @adiazpi





Etiquetas:   Educación   ·   Internet   ·   Universidad
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

53 comentarios  Deja tu comentario


, Coincido con la visión que tiene acerca de este tema, y pues como se sabe la sociedad conforme al paso del tiempo va experimentando cambios, no todo cambio implica aspectos negativos, pues también se pueden obtener grandes beneficios sí es que saben aprovechar de la mejor manera. Un gran cambio desde luego es el correspondiente a los avances tecnológicos que hoy en día son una herramienta que permite la integración y capacitación de las personas. Claro está que la educación procura seguir el ritmo de las trasformaciones sociales, buscar las actualizaciones necesarias para que pueda desarrollarse de una manera plena. En la docencia desde luego que habrá quienes se rijan sólo por sus ideologías dejando fuera al resto, lo que conlleva a que los receptores de dicha información lo constituyan de la misma manera. Pero con un sistema actualizado, tanto el docente como el alumno tienen la capacidad de poder estar abiertos a todo tipo de ideologías y de la mano con los recursos que estén disponibles como lo es en este caso el acceso a Internet, puedan obtener de fuentes confiables, una gran variedad de información, que les permita crear su propio criterio, un razonamiento con una base sólida, obteniendo de ello una retroalimentación de las partes implicadas en dicho proceso de enseñanza-aprendizaje.




, SELENE HAYDEE CRUZ GARCIA

Me parece un artículo interesante, su punto central se bas,a en una problemática que vivimos actualmente tanto estudiantes con profesores. A mi parecer es el mejor método de enseñanza que se puede tomar en la actualidad pero no sólo a nivel universitario, sino también en otros niveles de aprendizaje.
Debemos aprender a utilizar correctamente la tecnología que tenemos a nuestra disposición desafortunadamente creemos haber mucho del tema cuando en realidad no sabemos nada se utilizan la tecnología en nuestra comodidad y no como una herramienta para el aprendizaje y la enseñansa (educacion).
Sólo nos queda adaptarnos totalmente a estas nuevas tecnologías haciendo un buen uso de ellas y actualizando en el día con día sobre los avances de estas.



, GERMAN MARTINEZ SALDAÑA
Me parece que el argumento central cumple con su propósito de convencer a lector de hacer parte de su formación ,como universitario, el uso de las nuevas tecnologías. Indiscutiblemente, los argumentos al respecto son irrebatibles.

Sin embargo, pienso es excesivo apartar en la formación de los estudiantes, el elemento ideológico de la tecnología cibernética, pues, me parece indispensable para un aprendizaje integral la inclusión de las ideologías no sólo como bagaje o transmisión del profesor al alumno, sino como una obligación moral de la institución educativa de dotar de ellas al educando, desde luego siempre respetando la diversidad y la pluralidad de ideas. 



, Toda la razón, cuando la tecnología se ocupa de forma adecuada, es increíble lo que podemos lograr, está. Tan a la mano la información buena y mala, que el único trabajo es distinguir una de otra, creo también que es necesario que nos adaptemos a los cambios y aprovechar esta herramienta tan importante. El artículo menciona que los profesores también deben adaptarse a estos cambios para no quedar en desventaja, si tenemos esta facilidad de aprendizaje, saquemos el mayor provecho de ella.


, Un excelente texto del cual en su mayoría de ideas coincido; por supuesto que la idea general que es sobre la utilización constante de lo que la ciencia en su tecnología nos ofrece es necesaria en el proceso de enseñanza aprendizaje y no opino lo contrario, sin embargo devo decir que para un cierto porcentaje de jóvenes alumnos universitarios da pánico el planteamiento objetivo de esta estrategia que se convierte velozmente en algo necesario y que sobre todo es sustentado y orientado para ponernos al nivel de jóvenes extranjeros. Puedo hablar de este pánico porque yo soy parte de ese porcentaje de jóvenes univercitarios pero termino diciendo que tengo toda la actitud para saber conocer, entender y aplicar la tecnología de forma verdaderamente enriquecedora.










Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
12463 publicaciones
3558 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora