Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Literatura   ·   Periodismo   ·   Novela   ·   Prisión   ·   Psiquiatría   ·   Psicología   ·   Biografía


El Profesor Universitario en la “Era del Conocimiento”


Inicio > Pedagogía
13/01/2013

2743 Visitas






No parece existir más alternativa visible que la del “ciberprofesor” capaz

             de conducir el flujo del conocimiento de forma pertinente, coherente y flexible… 









¿Que enseñar y cómo hacerlo? son dos de las preguntas más inquietantes que enfrentan los docentes responsables de impartir Educación Superior en esta época. Las respuestas que hasta hace pocos lustros parecían obvias, ahora resultan retos inquietantes frente a los cuales se debe estar preparado y dispuesto día con día.





La cuestión ¿que enseñar? parece tener la respuesta más fácil, atendiendo a que la labor en el aula debe apegarse a los planes y programas establecidos; pero esa facilidad es solo de apariencia, si se tiene presente que estos plantean solo los temas axiales desde su perspectiva más general,  y porque el desarrollo del conocimiento y los paradigmas que los articulan y soportan registran un dinamismo extraordinario, relativamente accesible a todo aquel que tenga Internet a su alcance.





Por otra parte, el periodo de caducidad de los planes y programas de estudio establecidos  se ha abreviado vertiginosamente y exige que la revisión y actualización de los mismos se realice constantemente y que en las áreas académicas de las instituciones, en las que son parte indispensable los Profesores, se realice un esfuerzo permanente para compartir, armonizar, sincronizar y efectuar las, micro o meso, actualizaciones que resulten necesarias.





Además el flujo de información al alcance de todos hace de los alumnos ahora, casi necesariamente, una parte muy activa dentro del proceso educativo en las aulas, la mayoría son internautas asiduos participes en las Redes Sociales.





El alumno provisto de la información más reciente en un tema, puede exponerla y plantear sus dudas y necesidades de una explicación que las despeje de forma razonable y convincente; frente a esta posibilidad el profesor que actúe en forma individual se encuentra en desventaja numérica, es uno contra un grupo de 25 o más “investigadores internautas” que captan información de forma constante. Solo la participación colectiva de los profesores en sus colegios o claustros puede equilibrar con ventaja esta circunstancia.





Ante tal circunstancia el reto del profesor resulta mayor porque debe estar informado de cuál es el “estado del arte” en su área de conocimiento y ser capaz de discernir entre qué información tiene bases científicas y resulta aprovechable para poder integrarla de forma coherente al caudal informativo que fluye y se comparte en las aulas, y cuál debe ser descartada mediante una explicación critica que dé cuenta del porque se procede de tal forma.





Debe tenerse presente que el ejercicio de la “libertad de catedra” no debería nunca convertirse en un refugio dogmático dentro del cual el docente pueda parapetarse cómodamente para formar pequeños clones de su favorita perspectiva conceptual, ya que este derecho implica el del alumno a cuestionar, aportar y preguntar acerca de cualquier ítem o enfoque de la materia que se imparte y aun diferir de la óptica del Profesor, desde un indispensable marco de respeto académico que los obliga a ambos





El advenimiento de las tecnologías de la información y la generalización de su uso, ha reducido la aceptación de los estilos autoritario, directo y dominador del profesor, en favor del democrático, indirecto e integrador. Los profesores que se refugian confortablemente en su verdad autoritaria pierden pronto el respeto de sus alumnos y lo que deberían ser sesiones de crecimiento se degradan a reuniones de simulación en las  que el docente finge que enseña cuando lo que quizás hace es adoctrinar, y el alumno se concreta a simular que atiende, pero solo lo necesario para “salvar ese escollo” en su carrera, con lamentable detrimento en el rendimiento y aprovechamiento escolares, el resultado de lo anterior son profesionistas frustrados a tal grado que esa desventaja los imposibilite para convertirse en profesionales.





Por lo que toca a la pregunta ¿cómo enseñar?, el factor de las Tecnologías de la Información hace una enorme diferencia tanto en las posibilidades reales para disponer de conocimiento pertinente a través de las bibliotecas digitales, revistas especializadas, audios, videos, redes sociales, etc., de forma inmediata y permanente, y presentarlo de forma atractiva y pedagógica a los alumnos.





La mayoría de los Smart phones, Tablets y Laps ya cuentan con el acceso a internet, navegadores, buscadores, programas para captar la información, reproducción de video, audio, reconocimiento de voz, procesadores y lectores de texto y hojas de cálculo, traductores, escaneo, fotografía y grabación, de forma tal que son verdaderas bibliotecas y centros de información ambulantes que producen el efecto de la ubicuidad para localizar, descargar y aprovechar la información. Las memorias de esos equipos, aun las más modestas tienen la capacidad de almacenar toda una biblioteca de dimensiones respetables.





A lo anterior debe agregarse que la mayoría de las Instituciones de Educación Superior cuentan con los servicios de Internet inalámbrico para docentes y alumnos.





Ante esta realidad, cabe preguntarse si algún Profesor o Institución Educativa puede legítimamente marginarse y marginar a sus alumnos de los beneficios que reporta el uso de los equipos y software disponibles en la actualidad, lo que repercutiría en una especie de “discapacidad tecnológica” que significaría costosas desventajas para sus egresados frente a la competencia de quienes si se forman en el uso y aprovechamiento de estas Tecnologías.





No se trata de una simple cuestión de moda o snobismo, la eficacia de quien es capaz de localizar la información necesaria mediante el uso de estas Tecnologías y quienes lo tienen que hacer acudiendo físicamente a una biblioteca es abismal. Los Profesores que esquivan actualizarse en estas tecnologías, no se limitan solo en forma personal sino que privan a sus alumnos de su guía en el uso y aprovechamiento de las mismas.





Es humanamente comprensible la resistencia para aprender el uso de estos recursos por parte de algunos profesores, sobre todo los de mayor edad que no están familiarizados con los mismos, y en otros por el temor de que el uso de los apoyos y aulas virtuales terminen por desplazarlos o devaluar su profesión. Pero es una realidad presente, que llegó para quedarse.





El uso o no de las tecnologías de la información puede además inducir un clima de optimismo o desconfianza, los alumnos son conscientes que viven en un mundo competitivo y se angustian ante la perspectiva de estar malgastando su tiempo y su vida en las aulas, cuando su formación no incluye todos los elementos que los puedan ayudar a triunfar.





Ante lo anterior, no parece existir más alternativa visible que la del “ciberprofesor” capaz de conducir el flujo del conocimiento de forma flexible, coherente y ordenada, dentro de las aulas físicas y virtuales, mediante la participación activa de los alumnos, con el apoyo del software, equipos y recursos de la Web de forma eficaz y permanentemente actualizada, lo que exige un gran esfuerzo de actualización, racionalización y manejo de la incertidumbre para poder lograrlo con eficacia razonable.





Finalmente, debe tenerse presente que para servir lo mejor posible a los alumnos, que son el fin ultimo del binomio enseñanza aprendizaje, todo buen Profesor deberia ser a su vez siempre un alumno, en permanente proceso de actualizacion y desarrollo.





Twitter @adiazpi





Etiquetas:   Educación   ·   Internet   ·   Universidad
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

46 comentarios  Deja tu comentario


, Me agradó el artículo, considero que es necesario estar preparados y actualizados en este mundo tecnológico que cada día exige una mayor preparación en el mundo cibernético, ya que los niños y la juventud de hoy principalmente van dando grandes avances en las cuestiones tecnológicas que aveces algunos desconocemos, sin embargo, considero que el ciberprofesor jamás va a sustituir a un profesor común, ya que la diferencia es la capacidad de diálogo directo y de ser escuchados, en cuestiones cibernéticas, el ciberprofesor funciona solamente como emisor de información y hay una incapacidad de escucha, como dice Freire "Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión", y por consiguiente el ciberprofesor se olvida de la palabra y del diálogo, haciendo la reducción de un alumno a un ciberalumno, con falta de dialogar, de crítica (En algunas ocasiones) y de expresar su palabra como ser humano. Con esto no es que justifique la deficiencia y pereza del profesor para no investigar y aprender los sistemas de tecnología de hoy en día, sino que los deben motivar a investigar y a aprender a usar los medios cibernéticos, teniendo una capacidad de crítica para poder enseñar a los dirigidos una información correcta de puras falacias.


,
Me agradó el artículo, considero que es necesario estar preparados y actualizados en este mundo tecnológico que cada día exige una mayor preparación en el mundo cibernético, ya que los niños y la juventud de hoy principalmente van dando grandes avances en las cuestiones tecnológicas que aveces algunos de nosotros desconocemos, sin embargo, considero que el ciberprofesor jamás va a sustituir a un profesor común, ya que la diferencia es la capacidad de diálogo directo y de ser escuchados, en cuestiones cibernéticas, el ciberprofesor funciona solamente como emisor de información y hay una incapacidad de escucha, como dice Freire "Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión", y en el caso del ciberprofesor se olvida de la palabra, y se centra únicamente en el diálogo, haciendo la reducción de un alumno a un ciberalumno. Con esto no es que justifique la deficiencia y pereza del profesor para no investigar y aprender los sistemas de tecnología de hoy en día, sino que los deben motivar a indagar y a aprender a usar los medios cibernéticos, teniendo una capacidad de crítica para poder enseñar a los dirigidos una información correcta y distinguirla de puras falacias.


, Muy buen artículo, apoyo la idea del profesor que ya no es necesariamente presencial, debemos aprovechar las nuevas tecnologías que son una herramienta que debemos aprovechar en nuestra vida como universitarios.


, Lakshmi Daniela López Vázquez.
El artículo es interesante porque nos plantea los cambios por los que estamos pasando, como es que nos deberíamos de adaptar a estas nuevas tecnologías y también podemos reflexionar y tomar esta lectura como incentivo para utilizar estas herramientas de una forma adecuada para nuestro desarrollo personal. Es bueno que los profesores y todas las personas se actualicen porque el mundo cambia muy deprisa y los planes de estudio se hacen obsoletos muy rápido. Con respecto a economía la tecnología es una herramienta muy útil ya que no es un paradigma fijo, siempre está cambiando y el que la domina tiene que transformarse con ella. Estos instrumentos son una extensión de nuestro ser, no hay límite para el conocimiento; antes estaba muy limitada esta parte, hoy en día que tenemos acceso a Internet no tenemos una barrera que nos impida aprender. Algo que me parece muy importante es que tenemos libertad para elegir aquello que queremos aprender, en lo que queremos profundizar y que nos puede servir en nuestro crecimiento intelectual.



, Luis Enrique Santiago Ayala

Desde mi punto de vista, es primordial crear el interés del alumnado a la clase, y es verdad que como pasan los años, eso se va haciendo mas Difícil, uno como estudiante puede dilucidar, las verderas intenciones de un profesor al dar la clase, y la dinamica de la misma depende en gran medida de la Coordinación del Profesor y el contexto de los jóvenes, que como bien señala, se mueve en un ámbito mucho más digital.











Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
11959 publicaciones
3489 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora