Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Cultura   ·   Escritores   ·   Literatura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Novela   ·   Pobreza   ·   Colombia   ·   Capitalismo   ·   Ciudadanía


La TRANSFORMACIÓN de la sociedad por las REDES SOCIALES


Inicio > Economía
26/11/2012


811 Visitas



NOTA: En nombre de Economistas Críticos Independientes, damos a bienvenida a Ximo Salas, que se suma a partir de hoy al equipo, compartiendo hoy un primer artículo dentro del serial de liderazgo.


Ximo Salas es Licenciado en Matemáticas, con posgrados en Community Manager, Dirección de Empresas y de RRHH. Conferenciante, formador y experto de RRHH 2.0 y Social Media (Sistemas Humanos 2.0). Con 20 años de experiencia como Consultor y Director de RRHH en diferentes sectores, como Social Media Manager apuesta por los nuevos Departamentos de Sistemas Humanos en la empresa. Emprendedor y Co-fundador de @CreaCommunity.

Su visión nos enriquecerá y permitirá abordar esta nueva temática que está revolucionando la sociedad.

 

“La naturaleza adora la sencillez y la unidad”

Johannes Kepler (Alemania 1571 – 1630, Astrónomo y Matemático)

 

La revolución en las organizaciones

En casi todos los aspectos de la vida nos empeñamos en hacer complicadas las cosas, sobre todo en el mundo de la empresa, en algunas ocasiones solo para mayor protagonismo y deleite de algún “líder” (véase jefe) que no puede conseguir que su equipo funcione de una forma más fluida, sencilla, eficaz y participativa.

No hablaremos de comunicación interna, ni de planes de comunicación, ni de rumores, que obviamente se producen por la falta de información por parte de la dirección de una organización.

Nada de eso, hablaremos de personas, de las personas que componen una organización, empresa, proyecto, como le queramos llamar. Todas ellas quieren hablar y ahora más que nunca. ¿Te interesa? Continúa leyendo…

La aceleración del tiempo histórico

Afirma el gran sociólogo norteamericano, Alvin Toffler, que la manifestación del cambio se materializa en dos cuestiones fundamentales: la velocidad que el mismo impone a la sociedad, pero al mismo tiempo, su profundidad.  

Los tiempos “avanzan que es una barbaridad” y de repente nos encontramos en una sociedad que ha decidido, usando la tecnología que proporciona Internet, comunicar, compartir, aprender, participar… desde las plataformas del Social Media, bueno o lo más básico: Las redes sociales.

Dos realidades enfrentadas

Nos encontramos con dos realidades enfrentadas. Por un lado las empresas, sus estructuras, sus hábitos aprendidos, sus jerarquías, sus líderes inquietos por la amenaza de aquello que desconocen (La información es poder).

Las empresas actuales están llenas de barreras, la mayoría psicológicas: secciones, departamentos, divisiones (esta última es la más gráfica). No hay nada como tener “Divisiones” en una organización, con eso ayudamos a mejorar la comunicación ¡Sin duda! (Sarcasmo).

Por otra parte una sociedad que necesita socializar y que ha encontrado el modo de hacerlo de forma rápida y eficaz.

Obviamente, ya había habido algún destacado precursor en la revolución que se produjo en las organizaciones en los últimos años, como Jack Welch, ex Ceo de General Electric, que fue el primero en implantar en una corporación industrial multinacional de esta envergadura, una comunicación fluida con todo el personal.

Implementó el día de “puertas abiertas” permitiéndose que una vez al mes, cualquier empleado de cualquier nivel de la organización, pudiera exponer al máximo responsable de la misma, sus inquietudes así como alguna queja. Con esto queremos afirmar, que hay empresas que ya llevan años aceptando una política de comunicación abierta y que solamente “estaban esperando” que la nueva tecnología que iba a llegar años después, facilitara aún más las cosas.

Hoy día, aquella pionera iniciativa la tenemos en cualquier organización que utilice las Redes Sociales en beneficio interno (en los equipos de trabajo, así como las relaciones entre los diferentes equipos de la empresa, y por supuesto, de todos ellos con la Alta Dirección).

Parece absurdo, pero aquello que las empresas han anhelado toda la vida en su funcionamiento: Participación, comunicación, aprendizaje continuo, implicación, se lo están ofreciendo en estos momentos los mismos empleados.

Sin duda las organizaciones deberán desaprender todo lo que saben, para aprender de la sociedad y transformarse en Empresas 2.0, un cambio que les proporcionará mejoras en aspectos clave como: Formación y desarrollo (desempeño), participación e Implicación (que no motivación), comunicación, clima, cultura corporativa y reclutamiento

Cómo vemos el impacto de las Redes Sociales en la SOCIEDAD

Analicemos con más detalle lo que está sucediendo y tengamos en cuenta estás tres premisas:

1.       Las relaciones entre las personas se están modificando de una u otra forma por el uso de las redes sociales.

2.       Las personas son las que construyen las redes sociales y también son parte de las empresas.

3.       Las personas que se incorporen al mercado laboral en los próximos años serán nativos digitales.

Así que esto parece no tener marcha atrás, tal vez no sepamos con exactitud cómo será el uso de las redes sociales en las empresas, incluso en la sociedad, en un futuro.

Seguramente cada empresa deberá desarrollar su propia estrategia y salvo aprender de otras experiencias de éxito, pocas cosas se podrán copiar. La cultura de cada empresa influirá en la forma de implantación en las redes sociales.

Hay que perder el miedo al impacto de las Redes Sociales en las organizaciones

Pensemos en algunas claves para perder el miedo a este fenómeno, del que todos hablamos pero en el que pocos trabajan.

1º “Si tienes miedo pide ayuda, no arriesgues, pero no pierdas la oportunidad”

Es lógico tener miedo a unas herramientas que hasta el momento la mayoría solo hemos usado para buscar antiguos compañeros, compartir fotos o jugar. Bajo esta premisa ¿Qué pueden aportar a una empresa?

En realidad, la pregunta que se debe responder es: ¿Para qué pueden servirme estas herramientas? Te sorprenderá la cantidad de formas de uso que puedes encontrar, que no son las que tienes en mente y que ayudaran a tu empresa a ser mejor.

2º “No quiero que mis empleados usen las redes sociales durante el trabajo”

No es nada descabellado pensar esto, es más, la mayoría de las empresas de este país las tienen prohibidas. Pero también para esto hay una terapia, busca entre tus empleados a aquellos que consideres pueden estar más preparados e ilusionados y desarrolla el proyecto de redes sociales con ellos, implica a tu gente, empieza desde dentro. No tengas miedo a las críticas.

Cuando una organización habla del compromiso que tienen que tener sus empleados con ella, debe exigírsele a la Alta Dirección, que asuma también un compromiso con su gente.

Cada vez más, las exigencias que un empleado expone a una nueva empresa que se interesa por él (según aseguran importantes consultoras y head-hunters), es cuál es el beneficio que el nuevo cargo le reporta más allá de su remuneración (flexibilidad horaria, facilidades para formación, desarrollar una carrera profesional dentro de la organización, etc.). El compromiso es algo que deber ser recíproco.

3º “Esto de Internet es interminable ¿Qué herramientas tengo que usar?”

El antídoto para esta premisa, que va asociada al desconocimiento, es ni más, ni menos que FORMACIÓN. Forma a tu equipo de trabajo, no sirve solo con los conocimientos caseros que todos tenemos, cuando trabajas con las redes sociales en la empresa no debes correr riesgos innecesarios, que inconscientemente cometemos de forma habitual en nuestras cuentas personales. No olvides crear un manual de uso, así como un procedimiento para resolver las “crisis” que puedan surgir.

Tal vez así conseguiremos no hacer complicadas las cosas sencillas, al menos en el trabajo, permitiremos la participación y sobre todo pondremos en marcha algo fundamental en toda buena comunicación: Escuchar.

FORMAR A SU GENTE: la regla básica de un buen líder

Una de las reglas más importantes del liderazgo actual es: EL LÍDER FORMA A SU GENTE.

En los equipos de trabajo, el buen líder es quién se preocupa por el aprendizaje de su gente. De ahí que sea el primer interesado en que su grupo controle –por no decir domine- esta nueva y revolucionaria fórmula que son las Redes Sociales, porque facilitará grupos de tareas virtuales –sin encuentros físicos, especialmente indicados para empresas que tienen sucursales/filiales, etc., que terminarán ahorrando costes de desplazamientos y tiempos muertos.

¿Alguien se ha preguntado alguna vez los tiempos que se quitan a las horas productivas, con reuniones que podrían haberse evitado con una buena comunicación interna, especialmente, una coordinación eficaz del jefe de equipo?

Por ello, cuando hay un directivo que se opone tajantemente a la implementación de las Redes Sociales, flaco favor le hace a la organización y a su gente. A la primera, le quitará productividad, porque a la segunda le ha coartado su libertad y ha logrado desmotivar al personal. No pida después alto rendimiento.

Y Sres. lectores…no teman. La transformación que se hace en las organizaciones es un trasvase siempre positivo hacia la sociedad. Mejores ambientes de trabajo son también personas más felices, porque es muy bueno tener la sensación de que está haciendo algo más por nuestra vida, además de trabajar.

Cuando se tiene la sensación de que uno realmente importa, sobreviene una paz especial, de la cual hay que aprovecharse para poder seguir superándose y no dormirse en los laureles. Uno gana…la empresa también gana…y la sociedad en su conjunto… ES LA QUE TERMINA GANANDO MÁS.

Ximo Salas

José Luis Zunni



Etiquetas:
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Miquel Mascort i Reig, Economía y Empresariales En Economistas Críticos no hay ningún coordinador, ni hoy ni ayer ni en su creación. Todos sumamos como uno más, como debe ser en una iniciativa pura de carácter altruista. Si no fuera así, yo no participaría en el grupo.


Francisco Javier Brenes Berho, Periodismo No son pocos los empleados que pierden el trabajo por estar utilizando las redes sociales, viendo pornografía o publicar cosas social y políticamente mal vistas. Y por supuesto tampoco faltan los que acaban con sus matrimonios o relaciones de pareja. !Saludos!









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
11230 publicaciones
3376 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora