Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Libertad de Expresión   ·   Derechos Humanos   ·   Escritores   ·   Literatura   ·   Cultura   ·   Novela   ·   Lectores   ·   España   ·   Partidos Políticos


13 seguidores

Mensajes positivos para la sumisión


Inicio > Política Nacional
30/10/2011

909 Visitas



Últimamente proliferan por los círculos más mediáticos muchas voces afirmando que hay que ser más positivos. En concreto, se refieren a que en épocas de crisis como esta debería haber menos opiniones críticas y más opiniones esperanzadoras, como si una cosa tuviese que ver con la otra. Según esta interpretación, en nuestro país se respira un ambiente de gran indignación, una indignación provocada –dicen- por todos aquellos que realizan críticas constantes, como si la culpa de la crispación la tuviesen los análisis críticos y no las situaciones críticas. Hay, sin ir más lejos, varios psicólogos de reconocido prestigio que consideran que se deben lanzar mensajes positivos a la población para que los ciudadanos tengan confianza y, sobre todo, esperanza, aunque les crujan las tripas de hambre y no puedan llegar a fin de mes. Yo, que soy de los que creen que la esperanza aún existe porque no está en manos de los bancos ni de los gobiernos, no puedo dejar de pensar que si la crítica excesiva provoca indignación, la falta de crítica provoca sumisión, y la sumisión es la base fundamental para la injusticia, la privación de libertad y la involución social, porque cómo no ser crítico con un país donde se perdona la deuda a los clubes de fútbol pero no se le perdona la hipoteca a una familia que tiene a todos sus miembros en paro. Cómo no ser crítico con un país que da ayudas a los bancos, a los concesionarios de coches, a los constructores pero no controla el precio de los automóviles ni de las viviendas y cierra plantas de hospitales para ahorrar en gasto público. Cómo no ser crítico con un país que permite legalmente indemnizaciones multimillonarias a consejeros que han hundido a sus bancos o cajas mientras miles de trabajadores se van a la calle sin indemnización alguna. Cómo no ser crítico con un país donde puedes ir a prisión por descargarte música de Internet mientras cientos de ladrones con más de una veintena de robos comparten las calles con quienes no han cometido delito alguno. Cómo no ser crítico con un país donde sus gobernantes pueden jubilarse con cuatro años de trabajo mientras el resto de trabajadores tienen que trabajar hasta los 67 años. Cómo no ser crítico con un país que gasta ingentes cantidades de dinero en ayudas para aquellos que no tienen estudios y no gasta ni un solo euro en aquellos que se esfuerzan día a día por aumentar sus conocimientos. Cómo no ser crítico con un país con la mayor tasa de paro de la UE mientras los ejecutivos de su banca son los terceros mejor pagados de Europa. Cómo no ser crítico con un país donde sus trabajadores son mileuristas mientras el salario de los altos directivos de bancos y cajas ha crecido un 48% de media desde el 2004.


Tal vez exista quien, ante situaciones semejantes, pueda pensar que lo mejor es lanzar mensajes optimistas para que los ciudadanos, sumisos y aborregados, sean estúpidamente felices con su patética situación, pero el mensaje positivo no es decirles que hay que tener fe en el mañana, sino que la promesa de ese mañana más justo ya es, de una maldita vez, hoy.







Etiquetas:   Crisis Económica
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
11790 publicaciones
3453 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora