Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Donald Trump   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Inteligencia Emocional   ·   Crecimiento Personal   ·   Neoliberalismo   ·   Globalización


Pacto sin solidaridad y tampoco credibilidad


Inicio > Economía
11/01/2017


269 Visitas



En el punto más complejo de su gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto ha recurrido a un nuevo pacto como los que usaron en su momento Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari para calmar los ánimos y elevar la moral y unidad nacional. Solo que, a diferencia de aquellos, este es semejante a un castillo de naipes, sin nada nuevo, sin impacto claro y frágil. Retórica pura.


Aún y cuando busque explicar y mitigar los efectos del gasolinazo es difícil que el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y Protección de la Economía Familiar logre una aceptación del aumento de las gasolinas. El malhumor social se ha transformado en enojo generalizado. Un sondeo del Reforma, aún y cuando es telefónico y a 500 personas, realizado el 6 y 7 de enero, indica que el 99% de la población rechaza el aumento de los energéticos; 68% de los ciudadanos está a favor de que la gente se manifieste por el alza de precios de los combustibles (haga marchas); en tanto que, 64% está en contra de que se use la fuerza pública para impedir las protestas.

La presentación del acuerdo, que intentó mandar un mensaje de unidad y emular a los gobiernos priístas de antes, reunió a 12 representantes de los sectores empresarial, campesino y obrero; sin embargo, terminó siendo una entelequia del sistema corporativista en la que se extravió el “respaldo” de los líderes con el apoyo de la población. No hay empatía con la gente, no existe solidaridad, clama la calle.

Además, los empresarios, representados en este acto por el líder nacional, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), me parece, junto con el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, se mostraron serviles y condescendientes. No digamos del líder obrero. Pésimo.

Quizá la parte más importante del nuevo acuerdo, no expresada pero implícita, es que no habrá marcha atrás en el gasolinazo. El Presidente no ha querido retractarse de la medida más controvertida de su administración. Y quizá hay buenas razones técnicas para no hacerlo. Si no se mantiene el alza de la gasolina, sería indispensable hacer recortes monumentales en el gasto público y las entidades federativas, todas, cuyos ingresos participables están ligados al IEPS, se verían en grandes aprietos financieros. De modo que, los mismos grupos que hoy se quejan del gasolinazo, serían los primeros en protestar por un recorte de 200 mil millones de pesos que es lo que se requiere para cubrir los ingresos del gobierno sin gasolinazo.

En la reunión del lunes pasado se presentaron medidas para hacer más aceptable el gasolinazo. No obstante, a más de uno inquieta la posibilidad de los controles de precios en algunos productos. El acuerdo señala que el sector empresarial se compromete "a coadyuvar en que no se incurra en un incremento indiscriminado de precios de bienes y servicios, evitando repercusiones injustificadas o fenómenos de especulación, particularmente en el caso de los productos que forman parte de la canasta básica". Si este esfuerzo se realiza con controles de precios, el retroceso sería monumental. El acuerdo señala que se reforzarán "las acciones en favor de la libre competencia", pero la duda queda. Es imposible que un aumento de los combustibles de esta magnitud no tenga consecuencias en los precios. Ese es el principal argumento de la COPARMEX, quien fue el único organismo empresarial que no se sumó al Acuerdo.

En el cónclave del lunes, también se anunciaron medidas como el fortalecimiento de las políticas de crédito y subsidio y programas de transporte público que incluyen la conversión de unidades a gas. Se ofrecieron ampliaciones a programas de seguridad social, como las guarderías del IMSS, y se prometió una mayor inclusión laboral "para migrar de los programas sociales a la economía formal". Adicionalmente, el presidente anunció recortes de 10% en los sueldos de los altos funcionarios.

El gasolinazo ha sido una medida explosiva. Varias de estas propuestas de ajuste se tienen que “negociar” con fuertes sindicatos otrora aliados del sistema. Lo peor del asunto es que los gobernadores regresan a sus estados con la encomienda de no dar marcha atrás, de usar la fuerza pública y así, evitar que la gente se salga de control. Olímpicamente, les están diciendo “arréglense ustedes como puedan”.

En el punto más complejo de su gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto ha recurrido a un nuevo pacto como los que usaron en su momento Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari para calmar los ánimos y elevar la moral y unidad nacional. Es destacable que COPARMEX se haya negado a firmar el Acuerdo.

A diferencia de aquellos, este es semejante a un castillo de naipes, sin nada nuevo, sin impacto claro y frágil. Sin solidaridad, a juzgar por lo que piensa y dice la gente.

@leon_alvarez



Etiquetas:   Gobierno   ·   Enrique Peña Nieto   ·   Solidaridad   ·   Crecimiento Económico    ·   México
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15013 publicaciones
3976 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora