Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Reseña   ·   Música   ·   Crítica Literaria   ·   Salud   ·   Inmunología   ·   Elecciones


"Instrumental" de James Rhodes: un éxito demasiado perfecto


Inicio > Psicología
10/01/2017


366 Visitas



"Instrumental" de James Rhodes: un éxito demasiado perfecto


Por mi experiencia sé que la verdad levanta ampollas, y que cuando intentas divulgarla eres, sin excepción, rechazado. Por eso, cuando amigos y pacientes empezaron a hablarme y recomendarme este libro, cuando ví una entrevista a James Rhodes en televisión, cuando busqué opiniones y críticas sobre su libro sin hallar ninguna que lo cuestionara en lo más mínimo..., me dije: "vale, lo leeré, pero aquí hay algo que no encaja".

Porque, desde mi punto de vista, es sumamente extraño que cosas tan terribles como el abuso sexual de un niño, los daños físicos y psíquicos que le causaron, sus adicciones, sus autolesiones, los intentos de suicidio, sus psicoterapias, sus tratamientos psiquiátricos, su supuesta redención a través de la música, etc..., todo ello, si es explicado de una forma realmente sensible, profunda y consciente, pueda convertirse en un best seller. Por muchas personas que superficialmente puedan identificarse con sus terribles sufrimientos.

¿Quizá la razón de su éxito sea precisamente que "Instrumental. Memorias de música, medicina y locura", no es, en mi opinión, sensible, profundo ni consciente? A mí me ha parecido una autobiografía escrita en un estilo coloquial, muy fácil de leer, eso sí,  pero también con un lenguaje frío, pretendidamente "rompedor" y, a menudo, demasiado explícito y banal. Por algo algunos la han calificado de obra "divertidísima".

Será que tengo el sentido del humor mermado por mi profesión, pero no me hace ninguna gracia la persecución de una persona que acaba de intentar suicidarse en un centro psiquiátrico, por parte de unos enfermeros que corren para evitar que se haga más daño, como si todo ello fuese una escena de Benny Hill. Ni comparto la frivolidad con que se describe (advirtiendo antes, eso sí, que "no lo hagamos", aunque por el modo en que lo cuenta dan ganas...) las "sensaciones" que uno tiene después de autolesionarse, de lo "práctico" y "económico" que resulta, etc. Ni me divierte cómo el protagonista de tan dramática historia se burla de algunos profesionales que lo atendieron afirmando que les tomó el pelo "diciéndoles lo que querían oír, comportándose como se esperaba de él", etc., para salir cuanto antes de sus reclusiones y que ellos lo consideraran un éxito terapéutico...

También será que, con los años, me he vuelto demasiado exigente, pero no dejo de preguntarme porqué el padre de James Rhodes no aparece en el libro. Por qué su madre sólo es mencionada en un par de líneas para decir "lo buena que fue" y que "hizo lo que pudo dadas sus circunstancias", y que también estaba en "tratamiento" (¿de qué?), y que "nunca se dio cuenta de nada"... Algo increíble dado que, en otro momento, se relata cómo una profesora que sí notó que el niño estaba muy asustado, que algo grave le estaba ocurriendo, se lo contó a la madre y ésta no hizo nada para salvarlo. Como tampoco se aclara por qué un niño tan pequeño se sintió atraído por un hombre mayor, y por qué, aunque fue violentamente abusado por éste durante años, nunca tuvo a "nadie" que lo supiera, ni "nadie" a quién contárselo, etc.

Será que me gustaría que el mundo fuera más consciente y mejor, y que se diera cuenta que repetir una y otra vez historias de terror sobre maltrato no sirve para nada.Es como quejarse del hambre en el mundo sin denunciar y resolver las injusticias que la motivan. El maltrato es siempre el síntoma, el fruto, una secuela más de un problema mucho más grave y terrible que jamás se menciona. Por eso, cuando leo un libro así, que se vende como rosquillas y se considera "la mejor denuncia sobre el abuso sexual infantil que se ha escrito"; y cuando observo que el propio protagonista no se hace la menor pregunta sobre sus padres, sus relaciones familiares, etc., limitándose a meras descripciones sintomáticas, perfectamente inútiles para él y para todos los que con él se identifican... siento una profunda tristeza. Porque compruebo, una vez más, hasta que punto somos alérgicos a la verdad, nos limitamos a señalar lo obvio, y nos obstinamos en ignorar que un niño que no ha sido querido y cuidado por su MADRE y por su PADRE resultará tan gravemente deprivado que podrá buscar el afecto en cualquiera que le haga el menor caso, convirtiéndose así en la víctima perfecta para cualquier abusador o psicópata y, tal vez después, convirtiéndose él mismo en el maltratador perfecto.

Pero revelar estas cosas, la realidad, es señalar lo que nadie quiere ver y no es, por tanto, comercial. Y por eso, en mi opinión, "Instrumental. Memorias de música, medicina y locura" sí lo esPorque las obras realmente sinceras ni siquiera suelen publicarse.



Fuente original: Blog Viaje Interior





Etiquetas:   Música   ·   Sociedad   ·   Psiquiatría   ·   Suicidios   ·   Violación
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15108 publicaciones
3995 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora