Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Inmunología   ·   Salud   ·   Humanidad   ·   Economía   ·   Crisis Humanitaria   ·   Ecología


Chile: Los tips del 2016


Inicio > Ciudadanía
21/12/2016


549 Visitas



Realizando un sincero esfuerzo, como cronista independiente, trataré de formular mi clásico reportaje de cierre del año calendario, intentando un raspado de la olla que permita ver el vaso medio lleno. Porque la verdad es que a los chilenos nos ha costado transitar un año en que existió vía muerta para muchas iniciativas, que fueron cayendo por su propio peso, sin que nadie asuma responsabilidad alguna.








La frustración que se advierte en la gente ha alcanzado altos niveles de indignación. La evidencia de reformas que quedaron a medias, en leyes sin reglamentos operativos y , lo que es peor, desfinanciadas, ha significado entrar al último período del segundo gobierno de Michelle Bachelet con un sino de resignación ciudadana, olvidándose todos de la última tomada de pelo con que la clase política ha buscado perpetuarse, reacomodando el mapa político para compartir más sillones parlamentarios, pidiendo una muralla de vidrio entre ellos y los espectadores que osan tirarles monedas en repudio.

Detallar la lista de las promesas incumplidas, sería tedioso. Arruinaría el fin de año, que nos regala un feriado de llapa, si recordásemos el proceso constituyente, la democratización de los partidos políticos , la descentralización, la anciana aspiración al Ombudsman, la eliminación del CAE, la anulación de la corrupta Ley de Pesca; la reforma previsional que eliminara el abuso de las AFP; la educación pública que sería favorecida por la calidad y el financiamiento del Estado (Quizá para el 2040); la nula fiscalización para evitar el lucro en las Universidades privadas, la estafa a las familias con carreras largas, caras y sin destino.

Los hechos de depredación ambiental han sido mayúsculos este año. Chiloé contaminado en todo su litoral por el vertido al mar de salmones descompuestos. Los incendios cruzando un Chile de Bomberos voluntarios que siguen vendiendo rifas.

En materia de transparencia y probidad , las propuestas de la Comisión Engels cayeron en el Chile a medias. Caval le sigue pesando a la Jefa de Estado y la reciente declaración destemplada de su nuera, Natalia Compagnon, ha llevado un manto de sospechas hasta el Palacio de la Moneda, hasta su jefa de Gabinete. En los laberintos judiciales se van deslavando las causas en contra de políticos corruptos, reaparece el empate, se rompe tejados de vidrio, como en Sodoma y Gomorra, la gente busca ansiosa que aparezca un par de justos, Señor. Sin embargo las dos derechas quieren seguir en su oligopolio político y los caudillos ochentones invaden la plantilla electoral.

La vulgaridad del regalo de ASEXMA al Ministro de Economía habla de que la autoridad no despierta respeto, la insolencia se tomó las portadas de la prensa internacional. Las fundamentalistas de género rasgaron vestiduras frente al machismo, pero siguieron callando frente a las redes de abuso y prostitución infantil descubiertas en el SENAME. Mientras quedábamos como una republiqueta tropical en las portadas de la prensa mundial, Chile caía en su nivel de riesgo, entrando a la categoría de país incierto, lo que encarecerá el crédito a toda la economía. Desde la autoridad no hay acción de Estado, el modelo ata de manos a una Presidente sin propuestas, que sigue mirando al suelo, agobiada. Se comenta que sólo el turismo aparece como la tabla de salvación para la economía estancada, pero habría un potencial si el Estado liderara grandes obras de infraestructura. Pero eso es teoría, para Michelle Bachelet el tiempo útil ya se agotó.

Concluyendo este sobrevuelo, la lista de expectativas que fueron alentadas por esos improvisados políticos cuarentones, encabezados por el Ministro del Interior Rodrigo Peñailillo, están quedando en la historia de un pésimo gobierno del neo-pragmatismo. Llamo así a ese grupo asociado que se apropió de una marca registrada y con esa jugada dieron sustento a la más voluntariosa e improvisada incursión de un grupo político en el escenario nacional. La audaz entrada de la G90, jóvenes aclanados, yuppies y de perfil ninja, que encapsularon a la Presidente y, por las suyas, pasaron el platillo por las cúpulas empresariales, sin consultar a la gerontocracia, lo que les valió sus inmediatas desconfianzas.

Los tips del 2016 no fueron , por cierto, alentadores. Sin embargo, desde la dimensión invisible de la gente de a pie, de esa población que sufre los abusos de las firmas que se coluden con impunidad total, comenzó a crecer en Chile un movimiento de resistencia pacífica activa, que de alguna manera comenzó a remover los cimientos del modelo, con un uso inteligente de los pactos sobre pactos, construyendo una conjunción ciudadana, donde importa lo que une y se soslaya la discusión inconducente, ideológica o teórica.

Lo que ha movido a las personas hacia colectivos urbanos ha sido la conciencia de indefensión, la abrumadora necesidad de la defensa frente a las asechanzas del poder, las amenazas de grupos en estado salvaje fruto de la alienación de las drogas, que son parte de las redes que socavan la convivencia. Ha crecido un fenómeno transversal, con liderazgos naturales que se van reconociendo en las redes sociales, que generan campañas, que imponen agenda en los medios oficiales.

Es esta sensación de cambio la que permite, de últimas, ver el vaso medio lleno, pero con un zumo de dulce y agraz, que va, poco a poco, despertando la esperanza. Es un movimiento con miles de cabezas, un panal laborioso que puede derrotar a la codicia si es capaz de evitar los vicios inherentes al poder y esta política sucia que hemos vivido por décadas, al menos toda nuestra generación. El 2016 significó que en Valparaíso hayamos logrado instalar un Alcalde Ciudadano, que en Santiago una académica abogado, Carola Canelo Figueroa esté juntando firmas para postularse como candidata a la Presidencia de la República.

Lo propio está intentando Tomás Jocelyn Holt, que presenta hoy una realidad anunciada que él visualizó, los movimientos naturales de repudio o resistencia al sistema. Estas candidaturas quijotescas pueden prender, son señales profundas, hay que prestarles atención. Son los Indignados, son los ciudadanos libertarios, republicanos, que quieren una democracia real y profunda, en el fondo, la lucha de los vasallos por una efectiva independencia, en contra de los señores feudales. La historia se repite.

Periodismo Independiente, 20 de diciembre de 2016 @hnarbona en Twitter.







Etiquetas:   Política   ·   Democracia   ·   Chile   ·   Anticorrupción   ·   Ciudadanos
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario











Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15110 publicaciones
3995 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora