Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Política   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Conflicto Político   ·   Donald Trump   ·   Miedo   ·   Amistad


Se busca político profesional


Inicio > Sociología
22/08/2016


506 Visitas



Si usted no ama a la gente, no se dedique a la política. No defienda su idea, al menos que su idea contenga el más alto grado de intención: ver que otra persona sea feliz… si su idea no promuevo lo anterior, ¡deséchela, y dedíquese a otra cosa!


Para dedicarse a la política, como en la mayoría de las actividades formales, se debe Ser, necesaria e imperativamente profesional. Cuando digo profesional, no me refiero a la adquisición de un título académico (a pesar de que es muy fácil si se tienen recursos y algo de habilidad para estudiar). Me refiero al sentido más amplio y elevado del término profesional: del latín “professiōnis” que alude a la acción y al resultado de profesar: como los individuos que profesan pasionalmente una fe en determinada religión u otra actividad, siguiendo con amor y esfuerzo los preceptos que ésta le encomienda. Es decir, un profesional profesa dedicada, intencional, y emocionalmente una acción, una función: en el caso de los políticos, en la política. No existe humanismo en el político, si no profesa y trabaja desde su sistema visceral por la humanidad, teniendo como sujeto superior al humano, y no a las cosas que a éste le rodean. Es lamentable oír las demagógicas palabrerías de los mal llamados humanistas; que en su resultado, de humanista tienen muy poco: en muchos casos, nada. 

A los políticos les hace falta espiritualidad-no me refiero a la religión- me refiero, a lo que compone al ser humano: sentimientos, pensamientos (ya lo ha dicho Humberto Maturana: somos seres senti-pensantes). Los políticos se han dedicado desde un largo tiempo a la fecha, a subliminar la racionalidad (lo cual es un importante componente de nuestro cerebro) pero tanta intelectualidad les ha borrado la emocionalidad, lo esencialmente humano: es decir, el espíritu sobre la materia.

Señor político, o candidato: si usted no ama a la gente; no debería postular a ningún cargo: no se engañe, ni engañe a los demás. Sabremos si realmente ama las personas cuando le veamos servir con fidelidad a su propia familia; servir a sus vecinos, servir a sus conciudadanos, servir a los más humildes, abrazar al mendigo, compartir un refresco con el que recoge su basura semanalmente: cuando tolera la diferencia, cuando cuida el planeta que otros en el futuro compartirán sus bendiciones. Sabremos que ama a la agente, cuando aparte algo de su sueldo para regalar a otros que carecen de su suerte, cuando guarde sus títulos en su espalda y no quede más que su propia sonrisa para demostrarle a su prójimo que tiene un valor para usted. Sabremos que ama a la gente, cuando se dé cuenta que usted sirve, y que no debe permitir, de ninguna manera, ser servido por el pueblo. 

Si usted no ama a la gente, no se dedique a la política. No defienda su idea, al menos que su idea contenga el más alto grado de intención: ver que otra persona sea feliz… si su idea no promuevo lo anterior, ¡deséchela, y dedíquese a otra cosa!



Etiquetas:   Literatura Latino Americana   ·   Política   ·   Religión   ·   Amor   ·   Cultura   ·   Sociedad   ·   Mundo   ·   Sentimientos   ·   Servicios
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15103 publicaciones
3993 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora