Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Crecimiento Personal   ·   Inteligencia Emocional   ·   Paz   ·   Salud   ·   Corrupción


Ciento Cincuenta y tres peces.


Inicio > Cultura
11/01/2016


838 Visitas



Al final del Evangelio de San Juan se menciona una pesca milagrosa de 153 peces, efectuada por los apóstoles y bajo la presencia y el mandato de Jesús resucitado en el lago de Genesaret, en Galilea, también llamado Lago de Tiberíades.


Eran siete apósteles en una barca, y el texto menciona el  nombre de cinco de ellos, era de madrugada. Y no habían pescado nada en toda la noche. Pero Jesús les ordena arrojar la red una vez más a la derecha de la embarcación. Y a los cinco minutos la sacaron llena con 153 peces.

La narración consta en el capítulo 21 del Evangelio de Juan, y es un modelo de narración esotérica de significados ocultos que han estimulado la reflexión de cientos de miles de buscadores, sin hallar mucho que entender y decir.

Un análisis hermenéutico completo de esos textos proporciona una poderosa luz que demuestra que el cristianismo está lejos de ser un mero camino piadoso de multitudes con fe ciega e ingenua. Lo mismo hace el Apocalipsis, pero no es la ocasión de hablar de ello.

Se trata de que el Cristianismo es una religión de sabiduría, semejante al Pitagorismo y a otras escuelas de misterios, como el rosacrucismo y la masonería, que unen al cristianismo con Pitágoras y con las tradiciones herméticas del antiguo Egipto.

El Evangelio de Lucas cap. 5 nos menciona otra interesante pesca milagrosa con muchos detalles, en el mismo lugar, pero con características diferentes: no se señala el número de peces, se pidió ayuda otros pescadores para arrastrar la red sobrecargada, era de día, no se indica a qué lado de la barca se debía arrojar la red. Y es el comienzo de la misión terrenal de Cristo, no su final o culminación. Y Jesús está rodeado de mucha gente, no es la soledad ni la penumbra de la madrugada, como cuenta san Juan.

Lo único que une ambos milagros es la misión de Pedro como Pastor y pescador de Hombres, pues en la pesca mencionada por Lucas se le dice a Pedro que de ahora en adelante será Pescador de Hombres y no de peces. Y en la que narra Juan se termina diciendo a Pedro que deberá ser pastor de ovejas y corderos humanos, bajo obligación de tres afirmaciones de fidelidad y tres mandatos solemnes de asumir esa misión. 

Hombres que son peces, corderos que son personas, ovejas que son seres humanos. He allí una nueva clave. Pero para comprender la carga simbólica de la misión universal de los apóstoles se deben observar los números. Los 153 peces suman 9 al hacer una adición teosófica horizontal. Y el hebreo viene en nuestra ayuda para encontrar el sentido universal de ese número. Adam en hebreo es ADM, con cifras 1 + 4 + 40 respectivamente, pues las letras hebreas también significan cifras. Es decir, 45 es el valor total de las letras de ADM. Y 4 + 5 = 9. Es decir, los peces son hombres. Estamos sacando del agua a un Adam colectivo.

Y hay más, en hebreo la palabra “Iglesia” o “congregación” o “asamblea” es Qahal. Las letras hebreas son Qoph, He, Lamed. Es decir, 100 + 5 + 30 = 135. Es decir, las cifras de peces son las mismas cifras de las letras de iglesia o congregación, los peces son personas que tras ser rescatadas del oscuro mundo de pecado e ignorancia en que nadan, deben formar iglesia, asamblea o congregación de hermanos. Y hay más. El lanzar la red a la derecha tiene resonancias con el juicio de Jesús como rey y juez al final de los tiempos. El es quién ofrecerá la salvación y la entrada al reino de Dios a las ovejas fieles y obedientes de su derecha y la negará a los cabritos rebeldes de su izquierda. (Ver Mateo 25, vers. 31 al 46).

De allí que la barca de Pedro es arca de salvación para los que son fieles a los mandamientos de Dios y no ofrece refugio a los que rechazan los mandatos del Señor en sus vidas. Esos peces son llevados a la orilla segura de la vida eterna y de la verdad divina. Los otros peces no serán sacados del pecado y de las tinieblas por rechazar el llamado de Dios a un cambio o conversión de vida.

Y hay más claves: Los siete apóstoles, que en griego significan enviados o embajadores del rey, están divididos en dos grupos simples. Cinco con nombre y dos sin nombre. Las cifras de 5 y 7 suman doce. Pero además, en hebreo las cifras de la palabra Dagim, o Peces en plural, (Dalet, Guimel, iod, mem) al sumarlas nos dan 57. Y la palabra Dag (Dalet y guimel), que significa pez en singular, suma 7. Y para más remate el capítulo es el 21, es decir, tres veces 7. La edad del padre de Noé. El patriarca que construyo otra barca de salvación para la humanidad en lejanos tiempos.

Si uno revisa las medidas del arca de Noé en codos, no en metros, como dice el original hebreo, según el Génesis, y las multiplica nos da una sorpresa. El Arca mide 300 codos de largo, 50 de ancho y 30 de alto. Son 450.000 codos cúbicos. Otra vez nos da la cifra de Adam, o ADM, un Adam colectivo que es salvado del diluvio.

Así el arca de Noé y la barca de Pedro son esencialmente lo mismo. Ambas tienen la clave 9, de Adam, de Iglesia, y de Qahal. Y según George Ivanovich Gurdjieff, cada escuela esotérica que enseña el cristianismo esotérico es un arca de Noé, una barca de salvación existencial. Lo mismo dice la Fama Fraternitatis de los rosacruces, pues se fundó con ocho personas, y en el arca de Noé iban ocho personas, en  el caso de la pesca milagrosa narrada por Juan el Octavo personaje es Cristo, que ya está en orilla de la vida verdadera, pero con su Palabra está presente junto a los siete apóstoles.

Ahora bien, estas milagrosas pescas, de tanto valor simbólico eclesial, universal y trascendente, pudo ocurrir en el plano concreto, materialmente, como se narra en la Biblia, o la narración de Juan y de Lucas son meros relatos alegóricos? La tradición es unánime a través de los siglos, se trata de un hecho real.

Pero misteriosamente existe una prueba sutil y objetiva a la vez de la veracidad de ese prodigio ocurrido hace tanto tiempo. Ocurrió en la vida del yogui crístico Paramahansa Yogananda, en 1946, en la playa de Encinitas, California. Allí había un monasterio de mojes de la Orden de Swamis fundada por Yogananda. Allí en ese año, Paramahansa Yogananda había tenido una visión de Jesús resucitado y glorioso, quien le ofreció beber del santo grial. Yogananda acepto beberlo.

Y a los pocos días el mismo Sri Yogananda caminaba por la playa contemplando la belleza matinal del Océano Pacífico. Unos pescadores acababan de retornar de sus tareas de madrugada sin pescar nada. Tras largas horas de trabajo el mar les había negado la recompensa. Ya eran las 10 de la mañana y los hombres se van a retirar a sus hogares. Y el maestro los miró sonriente, y les dijo en ingles: ¿Y se van a dar por vencidos? Los pescadores se miraron unos a otros y decidieron volver a la mar. A la media hora volvieron con la barca llena de peces. Otra pesca milagrosa había ocurrido.

Así, nuevamente, Cristo, en el interior del alma de Sri Yogananda, como antes caminara por las orillas del lago de Tiberíades, ahora caminaba por las playas de cara al Pacífico, y nos daba una nueva señal de su Presencia junto a los hombres. (Narrado por el Swami Kriyananda, discípulo de Yogananda, en uno de sus libros).

 

 

 

 

 

 



Etiquetas:   Religión   ·   Teología   ·   Metafísica   ·   Historia
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15010 publicaciones
3976 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora