Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Donald Trump   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Crecimiento Personal   ·   Inteligencia Emocional   ·   Paz   ·   Salud


Jesucristo y su relación con el Kosmos y el Tao.


Inicio > Cultura
01/07/2014


1276 Visitas



Es común para los especialistas en el taoísmo y en el mundo shamánico encontrar historias de maestros de esos senderos que al aparecer en el escenario lo hacen rodeados de misteriosos fenómenos naturales que desbordan lo meramente humano y a los milagros mismos que ellos producen en las persones que interactúan con esos maestros. Producen lluvias, truenos, relámpagos, terremotos, nubosidades, mareas fuera de tiempo, plantas que florecen o se secan rápidamente, granizos, calentamiento espontáneo de objetos, levitaciones, perturbación en la vida animal, plagas de insectos o expulsión de ellos, etc.


De allí que es común ver que en la China tradicional se llame a un maestro taoísta para acabar con alguna sequía de varios años, y  en una semana de meditación silenciosa la lluvia llega trayendo nueva vida a la tierra y a la aldea alejada de la armonía con el Tao. Lo mismo sucede con famosos shamanes que también hacen llover con oraciones y sus tambores.

La leyenda del flautista de Hamelin y de la vida de Krishna nos muestra poder sobre ratones y vacas, respectivamente. Historias indias de Norte-América nos narran dominio sobre osos y lobos. Y respecto de los más grandes avatares las sincronicidades significativas ya comienzan desde su nacimiento, y en sus leyendas puede leerse que la naturaleza entera sonríe ante su advenimiento. Caen lluvias de estrellas, la primavera llega entes, los demonios se esconden en cavernas, los pajaritos cantan otras melodías, los dioses derraman pétalos de flores en el sitio del nacimiento de ese personaje enviado a la tierra a una gran misión.

Como los libros orientales son muy poéticos y prolíficos en ese tipo de narraciones, que desde luego contienen elementos simbólicos mezclados con los datos estrictamente históricos, la persona de Jesucristo queda un poco eclipsada. Los evangelistas son narradores muy austeros y enfocados en lo humano-divino y en el mensaje del Nazareno, y casi no mencionan los signos cósmicos de su advenimiento y del desarrollo de su misión en la tierra. Les basta una o dos líneas para indicar la respuesta de la naturaleza ante la presencia de Cristo. Y se debe hacer un trabajo especial para rastrear esos fenómenos.

Así las cosas se nos menciona la famosa estrella de Belén, que vieron los reyes magos en Persia y guiados por ella viajaron a Palestina y conocieron al niño Jesús. Al investigar matemáticamente la época del nacimiento de Jesús en los mapas del cielo que hacen los astrónomos  se descubrió que si existió tal estrella. Tres veces en aquel año 7 antes de Cristo, hubo una conjunción de planetas muy brillantes en la constelación de Picis. Se juntaron, por única vez en varios milenios, el gigante de Júpiter y el gigante anillado de Saturno. Tres veces en aquel mismo año. El 29 de Mayo, el 3 de Octubre y el 4 de Diciembre del año 7 A. de C. No en vano el número tres es sagrado en varias tradiciones religiosas. Y las tres conjunciones en la misma constelación de Picis. Nunca más se ha repetido ese triple fenómeno en la historia de la astronomía mundial.

Desde luego que ha habido otras ocasiones de conjunciones de Júpiter con Saturno, pero no tres seguidas en el mismo año y en la misma constelación.

El asunto tomo un gran interés para los Magos persas pues ellos estaban esperando desde hacía varios siglos el retorno de Zoroastro-Zarathustra, según anunciaba el propio Avesta. Y al mirar el cielo entendieron los signos y decidieron que había que venir a presentarle honores a su gran profeta y maestro ausente de la tierra por siete siglos. Y así lo hicieron y el resto de la historia es muy conocida. La memoria de las tres conjunciones se perdió pero se conservó el dato del tres en la historia de los tres reyes magos. Los Apócrifos nos hablan de otras cifras de reyes magos 7 o 9 o 12. La iglesia infiere que son tres por que los regalos eran tres: Oro, Incienso y Mirra, ya que el texto de Mateo no dice nada del número exacto de personas de la comitiva que vino de Oriente. Son sacerdotes persas acompañados de sus servidores o discípulos.

Luego también existen repercusiones en los mundos paralelos o invisibles cuando viene un Avatar a la tierra. Por eso los pastores que cuidaban sus ovejas en las cercanías a Belén de Judea tuvieron visiones de espíritus gloriosos, -ángeles o seres de luz-, que les indicaron que en la ciudad de David había nacido el Mesías. Y fueron a verle para adorarle. (Ver cap. 2 de Lucas.) Los pastores encontraron a Jesús y a sus padres en el pesebre, pero cuando llegaron los reyes magos ya Jesús, María y José habían encontrado una casa y en ella les recibieron. (Ver Mateo 2,10). De esas manifestaciones del mundo invisible también nos cuentan las narraciones de Budha, de Krishna y de Mahoma.

Aunque los milagros de sanación y de expulsión de demonios ya muestran un dominio sobre la naturaleza y una influencia sobre el kosmos visible e invisible, trataremos en esta exposición de no referirnos a esos efectos de la acción de Jesucristo, para concentrarnos en lo extrahumano, y en las llamadas coincidencias significativas, que también son un modo de lenguaje de Dios inscrito en el kosmos. Se les llama significativas por ser signos, señales o letras de un lenguaje divino que  va entendiendo el que los recibe o los observa.

El evangelio de San Lucas es el que nos informa de uno de los primeros milagros que superan el ámbito de lo humano y entra en lo cósmico. Es la Pesca milagrosa. Pedro y su gente habían navegado toda la noche y no habían pescado nada. Y ya habían perdido la esperanza de capturar algunos peces ese día. Jesús acababa de predicar su mensaje desde arriba de la barca. Y le ordena a Pedro que conduzca la barca hacia aguas más profundas y que tire las redes. Según la experiencia de Pedro y sus amigos no había peces en esa área del lago. Pero por fe en la palabra de su Maestro, arrojo las redes y sacó de inmediato cientos de peces y tuvo que pedir ayuda a otros pescadores para levantar las redes rebosantes de peces.

Dos fenómenos deben entenderse aquí. El primero es que la voluntad omnipresente de Cristo, armonizada con la naturaleza, convocó a los peces de todo el lago ese lugar, y dos, que la mente de Jesús percibió la presencia de los peces en el momento justo y dio la orden de su captura. Y, además, el milagro era una manera de objetivar el llamado divino a Pedro de convertirse en Pescador de Hombres. Y así lo dice la misma narración del capítulo 5 de Lucas. Los peces, como parte del kosmos natural, obedecieron a la convocatoria de Jesucristo y sellaron el llamado al Príncipe de los apóstoles y a los demás discípulos. Eso indica una especial relación con la posición de las tres conjunciones de Júpiter y Saturno en la constelación de los peces, antes que el naciera e inmediatamente después de nacer. Cielo, tierra y agua unidos en una misteriosa comunión conspirativa por la salvación de los hombres.

Otra sincronicidad significativa es un pago de impuestos por medios milagrosos. En Mateo 17, 24 al 27 se narra que a Jesús y a Pedro le cobraron impuestos para el templo, y como él no tenía con que pagarlo  le dijo a Simón que fuera al lago tirara un hilo con anzuelo y el pez que sacara tendría adentro una moneda que serviría para pagar esa deuda sagrada. Y así fue. Eso demuestra que la Omnisciencia estaba  unificada con Cristo otorgándole los datos objetivos y las soluciones que  deberían surgir del kosmos que le rodeaba.

Otro tipo de fenómenos son extraños temblores de la tierra, que se presentaron en la muerte de Jesucristo y un poco después de la resurrección, tras una flagelación que se aplico a Juan y a Pedro por predicar la Divina Palabra y se reúne con los demás discípulos y piden confianza y valor para seguir adelante con su Misión. Ver Mateo 27,51 y Hechos 4,31. Tal como si la tierra sintiera la solemnidad y la trascendencia de los hechos que están ocurriendo sobre ella. El cosmos responde a los hombres santos con esas señales que refuerzan la decisión y la fe de esos compromisos sagrados, pues el cosmos es el cuerpo físico de una entidad que podemos llamar el alma de la tierra.

Fenómenos como esos no son tan extraños. La literatura sagrada conoce el caso de San Pablo de la Cruz que toco una pared de una casa en Italia y el edificio tembló, y en Santiago de Chile, cuando el Venerable Pedro de Bardesi juró seguir el camino de San Francisco de Asis en a los finales el siglo 17, el templo franciscano tembló también. Desde luego son vibraciones telúricas locales, que abarcan un área pequeña, no registrada por los sismógrafos. Pero así responde el cosmos a los que unen sus mentes a un propósito superior a la mera ganancia de poder político o económico.

Esta respuesta de la madre tierra narrada por el evangelio es concordante con lo dicho en algunos textos orientales, como los Bhakti Sutras de Narada, donde se afirma que la presencia de un avatar o de un mahatma en el mundo hace que el alma de la tierra se sienta más segura, y al mismo tiempo hace que el mundo psíquico se mantenga unificado.

Otro tipo de fenómeno es la presencia de extraños movimientos de nubes en torno de la persona de Jesucristo. Tres veces se observan esos movimientos nubosos en momentos cruciales de la misión de Jesucristo. El primero es una nube luminosa que se poso sobre el monte Tabor, o monte de la Transfiguración, cuando Jesús y los tres apóstoles más avanzados de la iglesia naciente,  -Pedro Juan y Jacobo el mayor- , ascendieron a su cumbre y vieron resplandecer a su maestro. Ver Mateo 17,5. Marcos 9,7 y Lucas 9,34.-

El segundo fue en el momento de la crucifixión. Entre las 12 del día y las 15 horas se oscureció el cielo completamente con oscuros nubarrones. Ver Mateo 27,45, Marcos 15,33 y Lucas 23,44.

Y el tercero fue la nube que lo ocultó de las miradas en el momento de la Ascensión de Jesús al cielo. Ver Hechos de los Apóstoles 1,9.-

Esos fenómenos de nubosidad también ocurrieron en el Antiguo Testamento sobre el monte Sinaí como respuesta a las oraciones de Moisés, y en Palestina por plegarias del Profeta Samuel. Y en el momento de la muerte de algunos santos católicos. Es conocido el caso de que cuando el catafalco con el cadáver del Padre San Alberto Hurtado fue conducido por las calles de Santiago de Chile hacia su sepultación definitiva en la Parroquia Jesús Obrero, una enorme cruz de nubes se mostró en  el cielo sobre la muchedumbre que acompañaba al Padre a su última morada. El hecho motivo el asombro de la gente y muchos le sacaron fotografías. El autor de estas líneas las ha visto. El hecho ocurrió al medio día del 20 de Agosto de 1952. Y se comentó en la prensa de la época.

Para los kabalistas y los místicos judíos estas manifestaciones nubosas son signos de la Shejinah, o de la Presencia Divina en el mundo. Por eso en el caso de la Transfiguración de Jesús en el Monte Tabor, el Padre Divino habló con los tres apóstoles desde el interior de la nube. En rigor esa nube oculta un portal interdimensional. Y se ha producido espontáneamente hasta en el interior de ciertos edificios sagrados como el templo de Jerusalén y en más de algún monasterio Tibetano. Y si nos atenemos a la leyenda del rey Arturo y a narraciones de Shamanes también esas nubes misteriosas se han hecho presentes en medio de ceremonias de ese carácter. Ver obras de Mircea Eleade para verificar lo dicho en estas líneas. Y si uno lee literatura de los grandes taoístas y observa cómo se describe esa realidad misteriosa que es el Tao, descubriremos que es una niebla o nubosidad sin límites, tal como se describe en la Biblia. Es un gran Vacío que está lleno de esa nube consciente que responde al llamado de los hombres que siguen el Sendero Antiguo.

Lo dicho sobre las nubes que se acercan a Cristo es concordante con el control de los vientos, pues Jesús calmo una tormenta que amenazada la vida y la navegación de la barca de Pedro, con su sola voz y su palabra de mando. Ver Mateo 8,23-27, Marcos 4,35-45, Lucas 8,22-25. Según el Korán el Rey Salomón controlaba el espíritu de los vientos, y no se podría esperar menos de otro hijo de David como era Jesús. Recordemos que hasta algunos Shamanes de Hawai y de la Polinesia son famosos por controlar los vientos y el clima por añadidura, usando conjuros o invocaciones. En el caso de Jesucristo el usó mandatos directo. Y le resulto bien, impresionando profundamente a sus discípulos. Como el Tao es el Ordenador del kosmos debemos entender que Jesús es Uno con ese ordenador omnipresente.

Eso concuerda con las mismas palabras de Jesús, registradas por San Juan: “Mi Padre y Yo somos Uno”.  Ver Evangelio de Juan 10,30. Para un ser así no es de sorprendernos que camine sobre las aguas, o que resucite muertos o que conozca el futuro como un San Juan Bosco.

Ya sabemos que caminar sobre las aguas es una forma de levitación, y otra forma encubierta de levitación se produjo al moverse sola enorme piedra que cubría la puerta de su tumba a la hora de su resurrección. Ver Lucas 24,2. Marcos 16,4. Las estrellas y el Tao tenían razón al mandarnos su triple mensaje desde la constelación de Picis en aquel año 7 antes de Cristo.

 

   



Etiquetas:   Religión   ·   Filosofía
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15012 publicaciones
3976 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora