Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Reseña   ·   Música   ·   Crítica Literaria   ·   Salud   ·   Inmunología   ·   Elecciones


La masificación ideológica en los tiempos de la cibercultura: ¿existe una masificación del “ateísmo”?


Inicio > Cultura
02/09/2013


1096 Visitas



¿Por qué abordar este tema? Bueno, soy de los que piensa que hoy día las redes sociales son un espejo de la sociedad, sin embargo no un espejo en el que uno deba creer lo que ve, sino profundizar un poco más en lo que observa y no creer lo que veo, más bien analizarlo y descifrarlo


¿Por qué el ateísmo? Resulta que hace unos días observe un comentario en Facebook que me llamó la atención que decía: que ahora ya todos son ateos por moda, y el ateísmo no es algo que pueda tomarse a la ligera, es ¡no creer en Dios! Lo cual si bien pude ser algo pasajero, también puede ser el devenir de una nueva forma de ver al mundo, pues si no se cree en dios, ¿cuál es el fundamento ético de las personas? Con este cuestionamiento no quiero hacer entender que no existen otros elementos que hagan a la gente ética, sin embargo soy consciente de la crisis de valores que existe en la actualidad y es por ello que tomaré como ejemplo el ateísmo.

Algo que ha traído consigo la era digital es una difusionismo informativo, pero también una masificación ideológica –en particular– en las redes sociales, por ejemplo: si uno coloca la palabra ateo en el buscador de Facebook, no es raro encontrar varios grupos y diversas fan-page que abordan la “temática” del ateísmo, basadas (como en casi todas las fan-page) en colgar imágenes, y estas complementadas con escritos anti-religiosos, que suelen caer en la burla de diversas prácticas religiosas; las hay también con una visión más crítica, donde el “ser conscientes” es parte de su lema y que se ve ejemplificado con la negativa –por citar un ejemplo- hacia la intolerancia que hay por parte del sector eclesiástico en el tema de las bodas homoparentales.

Pero la reflexión que busco hacer con este escrito, no es si los ateos que ahora se congregan en las páginas de Facebook son reales o ficticios, o si es una moda pasajera, sino más bien pensar por qué de su masificación y entendiendo este último concepto como “el proceso en el que un hombre se subsume de modo alienante en una colectividad, dando por resultado una degeneración de su ser personal (libre, creativo, con carácter, reflexivo” (mercaba.org s/a). Ahora bien, Inútil y peligroso sería de mi parte juzgar y decir que usuarios son en realidad ateos y cuales solo –en esa eterna búsqueda de saber quién soy- se unen porque muchos lo hace y solo tratan de imitar a otros, o bien porque las temáticas suelen molestar a los demás y como diríamos los cibernautas, les encanta trollear.

Pues bien, mi reflexión –pues este escrito es más una reflexión que una respuesta- sobre la masificación de ideologías, caso particular el ateísmo, se basa en preguntarme si es  algo pasajero –una vil moda- o bien, este hecho se debe a los tiempos hipermodernos que actualmente nos atañen. Este mundo hipermoderno del cual les hablo se compone por:

“Cuatro polos estructuradores que configuran la fisonomía de los nuevos tiempos. Estos axiomas son: el hipercapitalismo, fuerza motriz de la mundialización económica; la hipertecnificación, grado superlativo de la universalidad técnica moderna; hiperindividualismo, que materializa la espiral del átomo  individual ya liberado de las ataduras comunitarias a la antigua; el hiperconsumo, forma hipertrofiada y exponencial del hedonismo comercial… [Con] Estas condiciones es donde la época ve triunfar una cultura globalizada o globalista, una cultura sin fronteras cuyo objetivo no es otro que una sociedad universal de consumidores” (Lipovetsky & Serroy 2010: 34)  

Ahora bien, el ateísmo es en su forma más básica y simple de explicar es aquella manera de entender al mundo sin la necesidad de creer en deidades y podríamos agregar a formas o manifestaciones sobrenaturales, (aunque esta palabra pude crear algunos conflictos y el objetivo nos debatir sobre la significación del ateísmo). Entonces, podemos entender que los usuarios que se unen a estas páginas son personas no creen en dios. Es decir, los 109 966 usuarios de X página, los 55 837 usuarios de Y página y los 16 933 usuarios de N página son gente que no cree en dios y que en su mayoría son jóvenes. Next Advisor maneja las siguientes cifras de los usuarios que utilizan las redes sociales:

81% utiliza el social media entre los 13 – 18 años.

83% utiliza el social media entre los 18 – 29 años.

Esto me lleva a la pregunta ¿por qué no creer en Dios? O más específicamente ¿Por qué las nuevas generaciones no creen en dios? Hago énfasis en las nuevas generaciones, pues son las de interés en este texto, pues son las que crecieron desarrollándose en estos medios. A lo anterior agregó -desde mi muy particular punto de vista- que el creer en dios es una necesidad para el hombre, -y por favor no se espanten los ateos que me leen, pues con esto no quiero decir que no exista la gente que no pueda presidir de esta entidad, pues hay ateos así como hay asexuales, a pesar de que dios y el sexo sean una necesidad-, y el llegar a la conclusión de no necesitar a dios, es porque debe existir algo que de fuerza, motive o impulse a seguir a aquellos que no creen en Dios (un familiar, el amor de su vida, un perro, el éxtasis profesional…). Pero el hecho de que exista tana gente hoy día con esa ideología se debe ¿por qué nos preocupa más el mundo y las personas que lo intangible, el misticismo o simplemente lo que no es de este mundo? o será que en realidad ¿el no creer en Dios hoy día, es por qué no me importa nada más allá que mí mismo?

Es así que llego a otra pregunta ¿en verdad necesito algo que me impulse a seguir?, Heidegger en su momento mencionaba que: (y esto lo retomo de José Pablo Feinmann, un filósofo y presentador de un fantástico programa de televisión argentina “Filosofía aquí y ahora”)

“Cuando en el mundo el tiempo sea rapidez… Cuando el boxeador sea la gran figura de una nación… cuando las grandes masas llenen lugares para embrutecerse… cuando la simultaneidad nos permita escuchar un concierto en Tokio y un atentado en Londres… Cuando la existencia se halle devaluada (como hoy)… entonces será tiempo de preguntarse de nuevo: ¿por qué? ¿Para qué? Y ¿hacia dónde?

Podría ser que una de las razones por las cuales se ha masificado el “ateísmo”, es porque la gente ya no se hace esas preguntas, y el “ateísmo” -y aquí voy a introducir un término– o más bien el ciber-pseudoateísmo, ¿es un pensamiento que no es reflexivo?

El ateísmo como yo lo considero, es esa forma de entender al mundo, sin tener le necesidad de un dios, pero no por eso dejarse atrapar por otro ser todo poderoso, por ejemplo: la televisión, la moda, el hiperconsumismo, y que si bien no son dioses, son elementos de la vida que nos sujetan y que al sujetarnos van a controlarnos y por ende, no seremos libres, recordemos que para el ateo existencialista J. P. Sartre, “Dios es por definición la negación del hombre y su libertad. Sartre niega la existencia de Dios precisamente para afirmar al hombre como libertad absoluta” (Stam 1979: 37). Por esto, el no creer en dios –para mí- se enmarca con una de las frases que más disfruto de uno de mis escritores favoritos y que es la siguiente:

"No creo en dios y no me hace ninguna falta. Por lo menos estoy a salvo de ser intolerante. Los ateos somos las personas más tolerantes del mundo. Un creyente fácilmente pasa a la intolerancia. En ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar. No creo en dios, no lo necesito y además soy buena persona" (José Saramago)

 Sin embargo el ciber-pseudoateísmo es, en la mayoría de sus facetas intolerante y en esta masificación ideológica, uno debe preguntarse si estos jóvenes que le dan LIKE a una página atea  pertenecen a lo que Heidegger denomina “la existencia inauténtica”, es decir si esa gente solo repite lo que se está diciendo y habla lo que está de moda; por ello se niega a aceptar que hay misterios en la vida y que esto significa que la gente no reflexiona, no ve más allá de los entes materiales o si se quiere decir de forma muy filosófica, no se pregunta por el ser. Lo cual solo lo lleva a una vida basada en comprar y seguir comprando. Por ello hoy día no existe interés por preguntarse por Dios, o por esos misterios de la vida, o como diría Sartre no somos libres y no tenemos esa <>, estamos ya programados para leer, ver y preguntar, y por eso la gente de hoy prefiere preguntarse por el marcador de un partido o un personaje de una telenovela, o como abordamos en este caso, solo me burlo de las religiones porque es lo “in”. 





Para regresar al objetivo principal, una pregunta indicada sería si estos “ateos” llegaron a la conclusión de ser ateos por una convicción basada en leer, conocer, aprender, salir, experimentar… es decir, fueron libres y lo decidieron, o si su decisión de serlo fue porque se han dado cuenta que dios no interesa y que no sirve en el mundo de hoy.

Mi hipótesis es, para que se entienda mejor:

Hay una masificación del ateísmo vía online –lugar desenvolviendo de la mayoría de los jóvenes- , porque las nuevas generaciones no creen en dios, pero no creen en dios no para ser libres, sino porque dios no vale nada y al decir no vale nada, me refiero a que en dios no puedo guardar canciones, ni ver videos, ni entrar a Facebook, en el no puedo ver la t.v. ósea, dios no es inútil en un mundo donde un ipod es más importante que creer o no creer en dios.

Tal vez, para quien defienda el ateísmo a capa y espada pueda decir que eso pasa no solo en las páginas de ateos sino también en las páginas religiosas, donde el dar LIKE a “Jesús” es una forma de pretender, pero no ser en realidad; sin embargo considere importante abordar estas masificaciones ideológicas –y aclaro, no solo se da con la religión o el ateísmo, sino también con otras ideologías- centrándome solo en el ateísmo, pues Dios últimamente ya ha sido criticado y como “está de moda”, pues no quise arriesgarme. Además considero que un bien que se le puede aportar al ateísmo es una crítica, y no solo con insultos e imágenes burlescas como suelen hacerlo los dos bandos -religiosos y ateos- en las redes sociales, sino tratar de reflexionar y buscar el porqué de un aumento ideológico, por eso y como mencione al comienzo, busco reflexionar, preguntar, no responder.

En suma mi idea es: hay masificación del ateísmo en las redes sociales, por que las nuevas generaciones no le ven un uso práctico a dios, y como no lo ven, solo reniegan de este y se vuelven “ateos”. Aclaro también, que el abordar el ateísmo es solo una forma ejemplifica de ver y tratar de entender que pasa hoy día en las rede sociales y los temas de moda, pues internet no nos libera como algunos aun piensan, aunque claro te da la ventaja de buscar algo más y no quedarte con los tópicos del día en Facebook o twitter. 

Finalizó agregando que: no cierro la posibilidad de que la gente en realidad sea consiente –pues como algunos dicen: la Internet nos hace estar más informados-, y el no creer en dios puede deberse a una crítica a la “cadena” religiosa –que usa a dios como estandarte- que atrapa la libertad. De igual forma pido que se reflexione sobre mi hipótesis y que seamos consiente de que la realidad en nuestra contemporaneidad hay  decadencia de valores éticos y que si la familia ha sido remplazada por la televisión, entonces ¿quién ha remplazado a dios?

 

Bibliografía.



Lipovetsky, G., & Jean, S. (2010). La cultura-mundo : respuesta a una sociedad desorientada. Barceloma: Anagrama.

Mercaba.org. Masa y masificación.Recuperado el 30 de agosto de 2013, de Mercaba: LA WEB PARA LA FORMACIÓN DE LÍDERES CATÓLICOS: http://mercaba.org/DicPC/M/masa_y_masificacion.htm

Stam, J. (1979). EL ATEISMO EXISTENCIALlSTA DE J. P. SARTRE. Revista filosófica de la UCR (XVII), 37-42. Obtenido de http://inif.ucr.ac.cr/recursos/docs/Revista%20de%20Filosof%C3%ADa%20UCR/Vol.%20XVII/No.%2045/EL%20ATEISMO.pdf



Etiquetas:   Redes Sociales   ·   Antropología
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

6 comentarios  Deja tu comentario


Rebecca Van Winter, Escritora Muy buen artículo Gustavo!
Siento discrepar con el gran Saramago.
Yo creo que a todos nos impulsa Dios...pero el nombre es lo de menos. Como explico en mi novela LO Inesperado.
A todos nos impulsa una fuerza extraña que nos obliga a seguir hacia adelante a pesar de las dificultades (a encontrar un trabajo estando en paro durante años; a hacer frente a una enfermedad; a una ruptura sentimental; a perder tu casa...etc, etc.) Lo que ocurre es que ahora lo llamamos Esperanza, Fuerza, Empuje, Fe (los más atrevidos) porque se ha desmitificado la figura de Dios a causa de siglos y siglos de engaños en todas las religiones que nos han hecho ver un Dios justiciero y vengativo. Han jugado con la palabra Dios para infundir miedo y adoctrinamiento hasta que la sociedad a dicho ¡ Basta ya!
Pienso que ahora todas las religiones tienen lo que han sembrado.
Aunque en el fondo de cada persona sigamos creyendo en esa FUERZA, ESPERANZA que nos empuja a vivir todos los días a pesar de las dificultades.
Gracias.
Muy buen artículo.


Gustavo Bravo R., Antropología Social Muchas gracias por su opinión y por leerme


Gustavo Bravo R., Antropología Social Muchas gracias por su opinión y por leerme


Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter, Escritor buen anàlisis, joven. Soy profesor de Filosofìa y Religiòn, y mi mirada me dice que esa actitud de la gente joven y la de los ateos es mera miopia intelectual, ceguera simple, pues se han quedado con la superficie de lo que llaman la realidad. Ceguera y ley del menor esfuerzo, o flojera mental, pues que cosa mas fàcil es que ser materialista o ateo, basta con mirar el reino de las apariencias, o el reino de maya, al decir de los hindùes. Pero mirar por debajo de la realidad es lo que nos lleva a la dimensiòn del misterio de Dios.


Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter, Escritor buen anàlisis, joven. Soy profesor de Filosofìa y Religiòn, y mi mirada me dice que esa actitud de la gente joven y la de los ateos es mera miopia intelectual, ceguera simple, pues se han quedado con la superficie de lo que llaman la realidad. Ceguera y ley del menor esfuerzo, o flojera mental, pues que cosa mas fàcil es que ser materialista o ateo, basta con mirar el reino de las apariencias, o el reino de maya, al decir de los hindùes. Pero mirar por debajo de la realidad es lo que nos lleva a la dimensiòn del misterio de Dios.









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15108 publicaciones
3995 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora